Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Otro Mundo  >  Artículo

VICENTE, GRACIAS POR HACERNOS SOÑAR CON TU REGRESO A CASA

Por   /   25 septiembre, 2013  /   Sin Comentarios

Los técnicos de Aranzadi concluyeron ayer sin éxito la búsqueda del cuerpo de Vicente Lamberto en la antigua huerta de Juan Vizcar, la parcela de Iruñela en la que fue enterrado en 1936, y sus alrededores. Aunque peinaron unos 700 metros cuadrados más de los mil previstos inicialmente, se confirmaron los peores presagios: que con la concentración parcelaria de 1971 los restos del padre de Josefina y Maravillas debieron de esparcirse por la zona. Mientras Josefina me agradecía por teléfono la ayuda que le hemos brindado las personas implicadas en su causa desde hace año y medio, yo no podía dejar de mirar la tierra removida tras dos jornadas de prospecciones. A partir de mañana comenzaré a sentirme satisfecho por lo que hemos conseguido, pero permitidme que hoy sólo quiera desahogarme.

 

¿Cómo explicar lo que uno siente en un momento así? EDUARDO SANZ

¿Cómo explicar lo que uno siente en un momento así? EDUARDO SANZ

 

- Hola, Josefina. ¿Cómo estás?

- Bien, mi chico, bien. Me pillas en el Hospital San Juan de Dios. Estoy con el muchacho del Comedor Solidario París 365 al que ingresaron hace unas semanas.

- Bueno, te llamo para comentarte que no hemos encontrado a tu padre… Me encantaría  que no fuera así. Hoy incluso hemos peinado 700 metros cuadrados más de los mil previstos inicialmente y hemos alquilado la excavadora un día más. Pero no ha habido manera. Todo apunta a que con la concentración parcelaria de 1971, los restos se esparcieron.

- Me lo imaginaba… Como no has vuelto a llamarme desde que hemos hablado por la mañana, intuía el final. ¡Qué le vamos a hacer! Ya sabía que era muy difícil. Y habéis hecho todo lo posible. Os estoy muy agradecida a todos, de verdad. Me habéis ayudado muchísimo.

- Los técnicos creen que la tierra se removió por completo. Porque ni siquiera han visto raíces viejas a casi dos metros de profundidad. Salvo en la zona más pegada a la carretera, donde había algunas piedras, la tierra estaba muy limpia.

 - No te preocupes, mi chico. Siempre he vivido con la idea de que no recuperaría a mi padre.

- Si te parece, mañana te llamo y me paso a verte por la tarde. Así charlamos un rato…

-  Sí, sí, muy bien. Un beso y muchas gracias de nuevo. Agur.

Esta vez, a ninguno de los dos nos salían las palabras con facilidad. Igual que ahora al escribir. Porque hoy escribo envuelto en lágrimas; roto de cansancio; con las tripas enrabietadas y la mente perdida en cientos de imágenes que espero procesar poco a poco y no olvidar nunca; sin seguir una estructura lógica; sin cuidar la forma ni la sintaxis; sin la frescura necesaria para relatar todas las anécdotas que hemos vivido durante la jornada… Espero que me comprendáis.

No era capaz de consolar a Josefina. Posiblemente porque cuando le telefoneé a las cuatro de la tarde para darle la noticia me sentía terriblemente frustrado. El golpe había sido muy duro. Directo al corazón, donde más duele. Después de año y medio investigando y tratando de unir voluntades, después de tanto esfuerzo y emociones compartidas con ella y con todas las personas que se han sumado a esta causa, no había mucho que añadir. La conversación apenas duró un par de minutos… Hasta mi maltrecha rodilla se lamentaba. Demasiadas horas caminando sobre un terreno inestable.

En ese instante quería abrazarla, llorar juntos, acompañarla… Sé que Josefina es fuerte, pero me daba pavor imaginarla sola al otro lado del teléfono. Maldije al cielo en silencio mientras contemplaba los cientos de montículos de tierra que se agolpaban frente a mí en esa pieza de Iruñela donde antiguamente estaba la huerta de Juan Vizcar, el lugar donde enterraron a Vicente Lamberto tras ser asesinado el 15 de agosto de 1936 junto a su hija Maravillas, aquella niña de 14 años a la que violaron en varias ocasiones antes de fusilarla.

A partir de mañana comenzaré a sentirme satisfecho por todo lo que hemos conseguido, pero hoy sólo quiero desahogarme. Creo que las fotografías de mi compañero y amigo Eduardo Sanz os ayudarán a visualizar mucho mejor lo ocurrido en Iruñela. Cuando pasadas las siete de la tarde lo dejé en la estación de tren de Pamplona, me mostró la imagen que abre este artículo. ¿Qué más se puede decir?

“¿Cómo estás?”, me preguntó una gran amiga. “Bien y mal a partes iguales”, respondí. Numerosas personas me han trasladado sus muestras de afecto y felicitaciones en las últimas horas. Creen que hemos hecho un trabajo “importante” para la Memoria Histórica al implicar a personas de ideas opuestas; que esa labor puede sentar un “precedente” de cara al futuro; que la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra, el abogado Juan Frommknecht, la asociación Txinparta, la Sociedad de Ciencias Aranzadi y yo debemos estar orgullosos porque durante 77 años nadie había cerrado uno de los episodios más trágicos de la Guerra Civil; que algunos dirigentes han mostrado una “valentía” poco común en estos tiempos y de la que muchos deberían tomar nota…

Sé que la búsqueda del padre de Josefina marcará un antes y un después en su vida y en la mía, que llegarán nuevas oportunidades para demostrar que aún hay esperanza y personas dispuestas a entregarse en favor de la verdad, la justicia y la reconstrucción de un mundo que pide a gritos un giro de 180 grados…

Los técnicos peinaron unos 1.700 metros cuadrados con una excavadora. EDUARDO SANZ

Los técnicos peinaron 1.700 metros cuadrados con una excavadora. EDUARDO SANZ

 

Pero permitidme que me centre en eso cuando pueda mirar a los ojos a Josefina, tocarla y saber realmente cómo se siente. Hoy sólo pienso en que jamás podrá recuperar ya a su padre. Y en que tal vez ella no podrá aferrarse a esos detalles que a mí sí me reconfortarán en el futuro. Porque no los vivió en primera persona como yo.

Es posible que mi error fuera tratar de sanar sus heridas o, como dice esa amiga mía, “de salvarla”. Y puede que por eso ahora sienta esa impotencia que recorre cada vena de mi cuerpo. Nunca creyó que se reencontraría con Vicente, pero me da miedo que al dar por concluida esta etapa, se rompa el hilo que le hace levantarse cada mañana a las seis y media con el único objetivo de regalar el amor que ella que jamás recibió.

Pero con Josefina nunca se sabe. En más de una ocasión he creído que es ella quien cuida de mí y no al revés. Desde luego, tiene mucha más experiencia que yo en esto de la vida… Sus 84 años han dado para mucho.

Tal vez cuando me reúna de nuevo con ella los sentimientos se ordenen. Si la veo serena, supongo que me calmaré. Poco más se puede hacer ya salvo estar a su lado, que no es poco.

Eso sí, estoy seguro de que tomará la decisión que ella crea acertada. Y sobre todo, la que ella desee. Aunque haya volado casi toda su vida sola, siempre me ha demostrado que vuela libre, como la mariposa blanca que nos ha acompañado durante estos dos días en Iruñela (hoy volvió a aparecer una idéntica a la del martes). Quiero pensar que esa mariposa era el espíritu de Vicente, y que con su aleteo también quería darnos las gracias por no haber dejado que su historia cayera en el olvido.

Una juguetona mariposa blanca nos acompañó durante los dos días. EDUARDO SANZ

Una juguetona mariposa blanca nos acompañó los dos días. EDUARDO SANZ

 

Ahora toca plasmar este viaje en un libro, reproduciendo todos los recuerdos para que esta historia sirva de algo a quienes apostamos por tender puentes y no por dinamitarlos. Porque en estos dos últimos días he visto gestos de una calidad humana incalculable y que jamás creí posibles. De hecho, ahora sé lo que significa realmente el ‘periodismo reconstructivo’.

Josefina saluda cariñosamente a una de las personas que han ayudado en la búsqueda. EL INFORMADOR

Josefina, durante la primera jornada de las prospecciones. EL INFORMADOR

 

Debo dar las gracias a tantas personas por haber estado a la altura aun sabiendo de antemano el perjuicio que todo esto podía causarles… A Juan Frommknecht, por creer en mí y hacer fácil lo difícil; a Joseba Eceolaza, por ser mi ‘pareja de hecho’ en este proceso; a Koldo Pla y Josetxo Arbizu, por aceptarme sin preguntas; a Luis Albéniz, por ayudar incluso cuando nadie se lo pedía; a Fernando Izcue, Pedro López (ya difunto) y sus hijos, por facilitarnos los permisos necesarios para actuar en sus tierras como si fueran nuestras; a Jimi Jiménez, Asier Izagirre, Tito Agirre y Sebas Lasa, por no rendirse hasta el último instante; al joven que quiso rascarse el bolsillo cuando no tenía por qué hacerlo; al hombre de 91 años que recorrió a pie kilómetro y medio con el único apoyo de un bastón para saludar a Josefina, darle un abrazo, volver a contarnos su versión sobre lo ocurrido en 1936 y desearnos suerte; y, por qué no, a Vicente Lamberto, porque el sueño de su posible regreso a casa ha sacado a la luz lo mejor de todos nosotros.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

- MARAVILLAS, VIOLADA Y ASESINADA JUNTO A SU PADRE EN 1936, TENDRÁ SU PROPIA CALLE EN LARRAGA (1ª PARTE / 28 DE MARZO DE 2012)

- JOSEFINA LAMBERTO YOLDI, HERMANA DE MARAVILLAS: MUERTE, DOLOR Y MARGINACIÓN EN VIDA DESDE 1936 (2ª PARTE / 29 DE MARZO DE 2012)

- JOSEFINA LAMBERTO YOLDI, HERMANA DE MARAVILLAS: DECEPCIÓN, SOLEDAD Y RESIGNACIÓN (3ª Y ¿ÚLTIMA PARTE? / 1 DE ABRIL DE 2012)

- Y EL CIELO LLORÓ EN LARRAGA AL RECORDAR A LA PEQUEÑA MARAVILLAS… (4ª PARTE / 28 ABRIL DE 2012)

- 1936-2012: EL VIAJE DE ‘UNIDOS POR LA VERDAD (15 DE DICIEMBRE DE 2012)

- TÉCNICOS DE ARANZADI BUSCAN AL PADRE DE JOSEFINA Y MARAVILLAS LAMBERTO EN UN TERRENO DE IRUÑELA (25 DE SEPTIEMBRE 2013)

AVISO LEGAL: Las imágenes que ilustran este reportaje y el texto pertenecen a El Informador. Nos reservamos el derecho de emprender acciones legales contra quienes utilicen el material sin nuestro consentimiento.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


nueve × 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Con los protagonistas de 'Unidos por la verdad 1936-2012'. GORKA MORENO

“DEL COPYRIGHT YA HABLAREMOS”

Leer más →