Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Investigación  >  Artículo

SÉPTIMA JORNADA DE VANDALISMO EN PAMPLONA EN POCO MÁS DE UN MES

Por   /   8 mayo, 2012  /   Sin Comentarios

El 5 de mayo, la Policía Foral detuvo a tres menores, dos de ellos hermanos con “antecedentes relacionados”, por causar presuntamente daños a varios vehículos y quemar y cruzar contenedores cuando, al parecer, iban “al estadio Reyno de Navarra” a ver el Osasuna-Real Sociedad. Junto a ellos había unas treinta personas, de las que algunas supuestamente lanzaron “objetos contundentes” a los vehículos policiales. Fuentes consultadas por El Informador no descartan que haya ‘microbotas’ implicados.

Desperfectos en 18 vehículos de la Taconera.

Desperfectos en 18 vehículos de la Taconera.

El pasado sábado, 5 de mayo, Pamplona vivió su séptima jornada de altercados públicos en poco más de un mes a manos de menores “radicales” que, al parecer, “se dirigían al Reyno de Navarra” a presenciar el partido entre Osasuna y la Real Sociedad -la imagen superior fue tomada el día de la huelga general-. El saldo: tres menores detenidos, dos de ellos hermanos y “con antecedentes relacionados”, como presuntos autores de delitos de desobediencia, resistencia y desórdenes públicos. Se les acusa de “golpear coches y quemar y cruzar algunos contenedores” antes del encuentro en puntos de la zona comprendida entre la avenida de Zaragoza y el estadio.

Según la versión ofrecida ayer por el Gobierno de Navarra en un comunicado, unas 30 personas que estaban con los arrestados ofrecieron una “fuerte oposición” a los agentes de la Policía Foral que trataban de realizar las detenciones. Al parecer, algunos “lanzaron objetos contundentes a los vehículos policiales, se mostraron muy agresivos, se resistieron a ser identificados, insultaron a los efectivos y les intentaron agredir“.

Los incidentes comenzaron a media tarde en la avenida de Zaragoza, donde varias fuentes precisaron a El Informador que “también se quemó alguna bengala”. La Policía Foral no descarta que entre los implicados en estos hechos haya “varios” ‘microbotas’, aunque este extremo no se ha confirmado oficialmente.

 “HACÍA AÑOS QUE LA SITUACIÓN NO ERA TAN DELICADA”

Las fuentes consultadas creen que el evidente incremento de este tipo de acciones registrado en las últimas semanas puede tener “cierta” relación “con el descontento existente en determinados sectores de la izquierda abertzale respecto a la marcha del proceso de paz”, por lo que se sospecha que “algunos adultos supuestamente estarían utilizando a chavales de los ‘Minibotas’ y ‘Microbotas’, entre otros grupos, para presionar en sus reivindicaciones”. Pero ningún dirigente ha explicado con detalles hasta qué punto los autores de esta clase de sucesos están “organizados”, ni si se trata de actos cuyas características son más parecidas a las de la ‘kale borroka’. De ahí que muchos policías se muestren críticos con el silencio “de la clase política”.

Hacía años que la situación no era tan delicada. Los problemas son habituales, cada pocos días. Y los nombres de los detenidos e identificados se repiten en varios casos, por lo que debería existir algún tipo de nexo entre los altercados. Pero aún no se ha demostrado que exista una organización con una estructura bien definida que los aglutine. Eso sí, el problema está ahí y requiere de una implicación de todas las instituciones y partidos políticos. La labor policial no es suficiente. Parece que ahora interesa mirar hacia otro lado y cambiar el nombre que se da a ciertas cosas. Hay que abordar el tema ya y no tratar de minimizarlo como hacen algunos dirigentes. La cosa puede empeorar si todas las partes afectadas no tratan de buscar soluciones”, destacan varios mandos.

LOS 6 DÍAS DE INCIDENTES ANTERIORES

“Sin lugar a dudas”, la huelga general del pasado 29 de marzo supuso un antes y un después en este sentido. Más de 300 establecimientos, locales y entidades bancarias sufrieron desperfectos de consideración, al igual que el mobiliario urbano del centro de Pamplona, el transporte público34 personas han sido detenidas tras estos incidentes, de las cuales 17 son menores. Y muchos de los implicados actuaron encapuchados.

Tal y como adelantó este medio, dos de ellos podrían tener relación con los ‘Minibotas’ y otros seis con los ‘Microbotas’, algunos de ellos con “gran peso dentro del grupo”. Varios cuentan, al parecer, “con la asistencia jurídica de abogados del entorno abertzale”. Hasta entonces, esta banda juvenil, cuya existencia dio a conocer El Informador el pasado 11 de marzo, era conocida por supuestas actividades delictivas como “robos con intimidación; reyertas; agresiones, una de ellas con arma blanca; y amenazas de muerte y violación”, como las protagonizadas contra ‘heavies’ del bar Atxiki. Al resto de los adolescentes implicados en los destrozos del 29-M se les considera “afines”, en principio, a “Segi, Ikasle Abertzaleak, Gazte Asanblada y movimientos anarcoantisistema”, entre otros. También fueron arrestados varios jóvenes y adultos “próximos a LAB -uno de ellos fue el responsable de Servicios, según anunció el propio sindicato abertzale-, a la asociación de familiares de presos Etxerat, a las plataformas contrarias al Tren de Alta Velocidad y al colectivo Gora Iruñea”.

Apenas dos semanas después, el 14 de abril, dos menores eran arrestados y cuatro más identificados por su presunta vinculación con los  “daños” en 18 vehículos y 4 locales en La Taconera y San Juan. Como ya avanzó El Informador, dos de los adolescentes a los que se pidió la documentación también podrían ser miembros de los ‘Microbotas’, uno detenido por los hechos del pasado 29 de marzo y considerado como uno de los teóricos “cabecillas del grupo”.

Otra vez pasaron casi 15 días hasta que se produjeron disturbios de consideración. Fue con motivo de las pasadas fiestas de la Chantrea, en las que, según el Ayuntamiento de Pamplona y el Cuerpo Nacional de Policía, durante los días 28, 29 y 30 de abril y la madrugada del 1 de mayo “se exhibieron pancartas a favor de ETA” y se produjeron distintos desperfectos como los ocasionados en la iglesia de San Cristóbal o los provocados en un cajero de Caja Navarra, donde se lanzaron piedras contra las lunas de la entidad bancaria en la que permanecía instalado; en la cristalera de un supermercado de la firma Covirán, del que los delincuentes se llevaron “bolsas con distintos productos”; en el vuelco de cuatro contenedores y en la quema de un quinto; o los protagonizados contra cuatro vehículos.

Los primeros indicios apuntan a que algunos ‘microbotas’ se encontraban en la zona, aunque no ha trascendido si se limitaron a disfrutar de las celebraciones o si, por el contrario, también participaron en los disturbios. Pero sí se sabe que algunos testigos vieron a “menores con la cabeza rapada” entre “quienes lanzaron botellas y vasos” contra las ventanas de la parroquia. Las fuerzas de seguridad decidieron no entrar a la carp,a donde presuntamente “se escondieron” los implicados entre “más de mil personas”, para “evitar males mayores y no poner en riesgo a inocentes y a los propios agentes”, ya que “había personas conocidas en el entorno abertzale juvenil, que tal vez habrían aumentado la tensión”. Después de que El Informador desvelara estos hechos y el Consistorio los corroborara un día después en una nota de prensa, el Cuerpo Nacional de Policía trasladó la documentación a la Audiencia Nacional al entender que los incidentes podrían constituir “apología del terrorismo”. Aunque por ahora no se han producido detenciones, “sí fueron identificados varios menores y jóvenes”.

El mismo 1 de mayo, también de madrugada pero en la calle Aralar de la capital navarra, cuatro personas, cuyas iniciales son A.C.M., S.A.M., G.C.M., y J.A.M.S., fueron arrestadas por agentes del Cuerpo Nacional de Policía como presuntas autoras de “delitos de desórdenes públicos, daños y resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad”. Según informó este domingo la Policía Nacional en un comunicado, los detenidos volcaron un vehículo y varios contenedores en plena vía pública y causaron desperfectos en tres automóviles más. Además, presuntamente agredieron a varios agentes cuando éstos procedieron a identificarlos. Fue necesario solicitar “refuerzos”.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


dos × = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Jorge Olaitz. MINISTERIO DEL INTERIOR

EL TESTIMONIO DE UN TESTIGO PROTEGIDO LLEVA A JORGE OLAIZ A PRISIÓN POR EL CASO DE RUIZ LANGARICA

Leer más →