Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Investigación  >  Artículo

LOS ‘MICROBOTAS’ PODRÍAN TENER CUATRO “CABECILLAS”, UNO DE ELLOS CANTERANO DE OSASUNA

Por   /   21 marzo, 2012  /   Sin Comentarios

Aunque por ahora no se prevé imputarles un delito de pertenencia a organización o grupo criminal, esta posibilidad “tampoco se descarta”, entre otros motivos porque podrían contar con una “cierta estructura jerárquica”. Al parecer, junto al futbolista rojillo, que presuntamente harías la veces de “dinamizador”, estarían uno de los detenidos en el Chupinazo de 2010, que actuaría como “interlocutor” ante los rivales; un menor “muy violento”, arrestado anteriormente como presunto autor de un delito de daños; y un cuarto miembro que realizaría funciones de “vigilancia”. Desde Osasuna dicen que “mientras no haya una comunicación oficial, no se puede tomar una decisión”.

Pintada de los 'Microbotas' en la Ciudadela junto a un símbolo de los SHARPEn principio, no se prevé imputarles un delito de pertenencia a organización o grupo criminal, aunque esta posibilidad “tampoco está descartada”. Entre otros motivos porque, según ha sabido El Informador, los cerca de 40 miembros que conforman la banda juvenil de los ‘Microbotas‘, menores y ‘cachorros’ de los ‘Minibotas‘ pero “más violentos que éstos”, podrían contar presuntamente con una “cierta estructura jerárquica“, compuesta por tres escalafones -“cabecillas”, “gregarios” y “peones”-, en los que “por el momento” no se entrevé la figura de un “líder único”. Eso sí, hasta ahora no se ha demostrado que los ‘Microbotas’ actúen “siguiendo órdenes” de los ‘Minibotas’, mayores de edad y ‘hermanos’ de varios ‘cachorros’, aunque algunos afectados aseguran que “los mayores han ayudado” a los ‘cachorros’ en varias peleas.

Diversas fuentes de toda solvencia han señalado a este medio que en el nivel más alto se situarían, al parecer, los cuatro teóricos “cabecillas” del grupo. Entre ellos figuraría supuestamente un futbolista de la cantera de Osasuna, que podría hacer las veces de “dinamizador del grupo“, aunque desde la entidad rojilla han explicado a El Informador que “mientras el club no reciba una comunicación oficial de un estamento oficial, no puede tomar una decisión porque todo el mundo goza de la presunción de inocencia y más los menores“.

Pintada de los 'Microbotas' en la Ciudadela junto a un emblema de ETALos otros “pesos pesados” presuntamente son un menor, que actuaría como “interlocutor” ante los rivales de los ‘Microbotas’ y que fue arrestado durante los incidentes del Chupinazo de 2010 -se le absolvió por estos hechos, aunque la sentencia se ha recurrido-; un chico “especialmente violento”, que fue detenido una vez “como presunto autor de un delito de daños” en un vehículo; y un cuarto que, al parecer, se encargaría de “vigilar” las calles en los instantes previos a las refriegas para detectar la posible presencia de agentes de las fuerzas de seguridad.

En un segundo rango podrían figurar tres “gregarios“, de los cuales dos también han sido arrestados al menos en una ocasión, uno de ellos como presunto autor de una agresión con arma blanca a un joven en el bar Atxiki el pasado día 4 y otro, por su supuesta participación en los altercados del 6 de julio de 2010 -también fue absuelto, aunque su caso igualmente se ha recurrido-. El tercero de ellos presuntamente habría participado “en varias reyertas” ocurridas durante el pasado verano y, al parecer, varios testigos lo reconocieron durante la refriega ocurrida en el establecimiento de la calle Nueva. Tampoco se descarta que tenga algún tipo de vinculación con los supuestos “desperfectos” ocasionados por varios ‘microbotas’ al coche de una profesora de su instituto.

En último lugar estarían unos 30 menores que podrían seguir “en cierta medida” las “directrices” de sus cabecillas. Además, según consta en la documentación del caso, un quinto menor que fue detenido como presunto autor de un “robo con intimidación” habría dejado  ya el grupo.

PINTADAS CON EMBLEMAS DE ETA Y LOS SHARP

Pintada de los 'Microbotas' en la Ciudadela contra los 'heavies' del bar AtxikiRecientemente, los ‘Microbotas’ dejaron varias pintadas en la Ciudadela de Pamplona en las que podían verse, junto a sus firmas, emblemas de ETA y los SHARP –’skins’ antirracistas y rivales de los ‘Skinheads‘, de corte neonazi-. Pero los primeros indicios apuntan a que “van por libre” y a que su verdadera ideología es “la violencia”, porque ni la mayor parte de los SHARP de la capital navarra ni la izquierda abertzale respaldan su actitud “excesivamente agresiva”, que les ha llevado a enfrentarse “a grupos de latinos, ‘heavies’ y jóvenes de color”, con quienes supuestamente “se citaron en ocasiones a través de la red social Tuenti“. Unas prácticas que contradicen los principios ideológicos de esta clase de ‘skins’, que a menudo comparten rasgos de su estética con los neonazis como el hecho de llevar la cabeza rapada -algunos ‘microbotas’ comienzan a seguir estos cánones, pero no varios de sus supuestos “cabecillas”, incluido el futbolista de Osasuna-.

EL “MIEDO” A POSIBLES “REPRESALIAS”

Hasta la fecha, son “muchos” los afectados que, al parecer, no se han atrevido a actuar legalmente contra ellos “por miedo a represalias”, pero sus presuntas “agresiones, reyertas, peleas, robos con intimidación y amenazas de muerte y violación” han propiciado al menos “seis denuncias individuales y dos conjuntas“, estas últimas interpuestas por once ‘heavies’, que el pasado día 4 vieron cómo unos 30 miembros de este grupo “muy violento” atacaron supuestamente a clientes del bar Atxikiarmados con palos, navajas, puños americanos y sprays de pimienta“. Fue su trifulca “más grave” hasta la fecha. El saldo: “unos diez heridos”, uno de ellos con un “corte importante” por “arma blanca”, que precisó de varios puntos de sutura.

Pintada de los 'Microbotas' en la Ciudadela junto a un emblema de los SHARPLas fuentes consultadas afirman que, a la hora de enfrentarse “a otros chavales”, suelen recurrir “a menudo” al mismo método: “Normalmente actúan en grupos de 10 ó 15 contra dos o tres personas. Y a veces roban a sus víctimas tras golpearlas”. Las fuerzas de seguridad, que han tomado declaración a unas 50 personas en las últimas semanas, investigan a este grupo desde hace dos años, “a raíz de una pelea” ocurrida en la Ciudadela que, al parecer, “fue grabada por las cámaras de seguridad”.

Pero su “evidente agresividad” comenzó a “dispararse” entre los meses de mayo y julio de 2011, cuando la policía tuvo que intervenir hasta en nueve ocasiones para sofocar sus “reyertas”. Fue entonces cuando, presuntamente, comenzaron a emplear “armas”. “Hasta entonces se peleaban a puñetazos y patadas, pero a partir de ese instante la cosa se puso más fea”, comentan personas cercanas a su entorno.

Sin embargo, durante aquel período “sólo seis de sus víctimas los denunciaron”. “Hay jóvenes que están muy asustados, pero deberían actuar si les hacen algo”, señalan desde varias instituciones que conocen las actividades de este grupo.

EL SUPUESTO “DINAMIZADOR” DEL GRUPO

El “supuesto dinamizador” de sus actividades “violentas” podría ser un jugador de las categorías inferiores de Osasuna que, al parecer, podría tener “antecedentes”. Tras cambiarle de instituto en al menos una ocasión, se le trasladó el pasado mes de febrero a un centro especial de Formación Profesional. “Es el más participativo. Muchas víctimas ni siquiera lo han denunciado, a pesar de que le han identificado en diversos incidentes”, destacan estas fuentes.

La reubicación en su actual centro académico se decidió presuntamente después de que hubiera acumulado “decenas de expedientes disciplinarios” en su anterior instituto y, al parecer, “amenazara de muerte a una profesora y a varios alumnos”, aunque no ha trascendido si los afectados interpusieron denuncias por estos hechos. En principio, también se le atribuirían presuntamente los “supuestos daños ocasionados a las bicicletas de unos críos”, que “tampoco” quisieron actuar legamente contra él.

Dispositivo policial de vigilancia en la calle NuevaSegún los datos aportados por varios afectados, supuestamente habría “amenazado” a distintas personas a través de la red social Tuenti, donde emplearía “un alias compuesto por su nombre y un seudónimo”. Su peso dentro de los ‘Microbotas’ parece “evidente” si se tiene en cuenta que, tras abandonar su anterior centro académico, el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal establecieron un dispositivo de vigilancia especial “por miedo a posibles represalias” de otros ‘microbotas’.

Así mismo, varios testigos dijeron identificarlo entre los cerca de treinta ‘microbotas’ y ‘minibotas’ que presuntamente atacaron a los ‘heavies’ del bar Atxiki de Pamplona el pasado día 4. Además de denunciarlo, creyeron reconocerlo junto a otros cuatro miembros “importantes” del grupo en un vídeo grabado por un joven durante la refriega. De hecho, así consta en varios de los documentos que forman parte del caso, a los que ha tenido acceso El Informador, que dio a conocer la existencia de esta banda juvenil el pasado día 12.

A este jugador varios policías le habrían “interceptado” una semana más tarde de la trifulca en las inmediaciones del establecimiento, junto a otro de los presuntos “cabecillas”  de los ‘Microbotas’ y un tercer integrante de esta banda juvenil. Al parecer, iban “encapuchados“, una práctica que emplean habitualmente, y llevaban supuestamente “botellas vacías y barras de hierro“. Debido a su edad y a que no habían provocado ninguna pelea en ese momento, la Policía Municipal puso a los implicados a disposición de sus padres.

En este sentido, como las pesquisas aún permanecen “abiertas” y son “secretas”, las instituciones implicadas no desean confirmar estos extremos de forma oficial. No obstante, la Fiscalía de Menores dispone de todos los informes que integran la investigación.

EL SEGUNDO PRESUNTO “CABECILLA”

Al parecer, el segundo “cabecilla” sería uno de los tres menores arrestados en los altercados del Chupinazo de 2010, aunque se le absolvió por aquellos hechos, en los que varios agentes resultaron “heridos” y el madrileño de 31 años José Carlos Arranz Rosa perdió el habla y la movilidad de la parte derecha del cuerpo tras recibir un botellazo en la cabeza. No obstante, el fallo de la titular del Juzgado de Menores de Pamplona se ha recurrido, por lo que la sentencia “aún no es firme”.

Pintada de los 'Microbotas' en la Ciudadela con su firma en inglésA él se atribuye en principio el papel de “interlocutor” con otros grupos y varios testigos de la pelea en el bar Atxiki supuestamente lo identificaron entre los agresores -podría aparecer también en el vídeo de la reyerta-. Aunque no se han facilitado datos acerca de su historial académico, en la cronología que recoge los enfrentamientos entre los ‘Microbotas’ y los ‘heavies’ del establecimiento se le cita con nombre y apellidos en varias ocasiones, aunque no se descarta que haya actuado “más veces”.

Los primeros indicios apuntan a que era el encargado de “telefonear” a los ‘heavies’ para “amenazarles si no retiraban las denuncias” interpuestas tras la refriega del día 4. Así, el día 10, sobre las 22.30 horas, un cliente del bar Atxiki recibió presuntamente una llamada de este menor, quien le comunicó que su grupo quería “hablar” con ellos en un establecimiento de la calle Campana. El propietario del local, de 24 años, se puso entonces al teléfono y le respondió que no pensaba ir “a ningún sitio”, lo que provocó supuestas “amenazas” por parte de este ‘microbota’. “Sois unos gallinas. El día que te pille te voy a rajar. Te vamos a quemar el bar“, le habría recriminado.

Ante la gravedad de los hechos, el propietario del local acudió esa noche a las dependencias de la Policía Municipal, donde permaneció desde las 00.15 hasta las 02.00 horas. En su declaración, aseguró que el descenso de clientes en las últimas semanas había sido “constante” y que había dejado de ingresar “entre 2.500 y 3.000 euros” hasta ese día.

Cuando el dueño regresó a su bar, un ‘heavy’ le comentó que había recibido otra llamada del mismo ‘microbota’ para “quedar en el parque de la Nogalera de Burlada“. Presuntamente, “éste volvió a amenazarle”.

Tres días después, otro ‘heavy’ fue supuestamente “abordado” por él en el patio de su colegio. Allí le habría dicho que si no retiraba la denuncia “habría accidentes o una desgracia”, de modo que el afectado llamó a un amigo suyo para que “fuera a buscarlo a la salida”, ya que “tenía miedo por lo que le habían dicho”. Éste acudió “para ayudarle”, pero se encontró con un “fuerte despliegue” policial, ya que los dirigentes del colegio creían que se había convocado una “pelea” a través de las redes sociales.

Los agentes preguntaron al amigo del joven “amenazado” si pretendía “pegarse” con los ‘Microbotas’, pero éste les habría relatado todo lo sucedido. Además, varios efectivos hablaron con este presunto miembro de la banda juvenil, aunque no ha trascendido “si se lo llevaron detenido o sólo le interrogaron”.

Pintada en la Ciudadela a favor de ETAEl pasado 14 de marzo, este menor supuestamente se puso en contacto con otro ‘heavy’ para decirle que su grupo “estaba dispuesto a dialogar”. El joven que recibió la llamada telefoneó entonces al dueño del bar Atxiki, que se mostró “abierto a hablar” siempre y cuando este ‘microbota’ fuera solo a su establecimiento. No obstante, el propietario le habría dicho entonces “que no pensaba retirar las denuncias interpuestas hasta la fecha”.

LOS OTROS DOS MIEMBROS DE MÁS PESO

Junto a estos dos supuestos “cabecillas” estarían también dos menores “especialmente agresivos”, uno de los cuales ha sido “expulsado varias veces” del instituto. Al parecer, a éste se le atribuyen “amenazas de muerte a profesores y alumnos” en el centro y fue arrestado con anterioridad por causar presuntamente daños a un vehículo -al parecer, rompió la luna de un coche-. También habría sido identificado por varios afectados tras la reyerta ocurrida en el bar Atxiki e interceptado junto al jugador de Osasuna una semana después del incidente en las inmediaciones del establecimiento.

La identidad de este menor aparece vinculada supuestamente en varias ocasiones a los conflictos existentes entre los ‘Microbotas’ y los ‘heavies’. El más grave tuvo lugar el 24 de febrero. Aquel día, el propietario del local paseaba con su novia por la plaza de los Burgos cuando supuestamente fue “abordado” por unos 10 ó 15 ‘microbotas’. Al parecer, este miembro del grupo, “navaja en mano”, advirtió al dueño del local de que iba a “quemar” el establecimiento y “a violar a su novia delante suya”. Cuando el propietario amagó con llamar a la policía, estos ‘microbotas’ “huyeron”. Presuntamente, junto a él había un segundo integrante del grupo que “también sacó una navaja” a modo de “amenaza”.

El cuarto supuesto cabecilla de los ‘Microbotas’ podría realizar funciones de “vigilancia” en las calles antes de que los miembros de esta banda juvenil “vayan a pegarse con otros grupos”. “Suele caminar encapuchado y va hablando con el móvil mientras trata de discernir si hay policías cerca. Cuando cree que la zona está limpia, parece que avisa a sus compañeros, que cogen entonces sus armas”, apuntan estas fuentes.

Algunos testigos también le habrían identificado en la refriega del bar Atxiki y, según ha sabido El Informador, se le intervino “un bate de béisbol” unas cuatro horas antes de la pelea. Se da la circunstancia de que, al parecer, se vio implicado en “media docena de agresiones y casos de amenazas entre el pasado mes de mayo y julio”.

LOS TEÓRICOS “GREGARIOS”

Además de los cuatro supuestos “cabecillas”, los ‘Microbotas’ contarían con tres “gregarios” en sus filas. Uno de ellos también fue arrestado en el Chupinazo de hace dos años, aunque salió absuelto igualmente, si bien la sentencia se ha recurrido. Presuntamente se le reconoció en la trifulca del bar Atxiki, así como en otra pelea “contra un menor” que tuvo lugar el pasado mes de mayo. Al parecer, se le podría atribuir también otra “agresión” y unas “amenazas” que tuvieron lugar en julio.

En ese segundo nivel también estaría el presunto autor de la agresión con arma blanca a un joven de dicho establecimiento, que ya ha sido detenido por estos hechos, tipificados presuntamente como un “delito de lesiones graves“. Al parecer, el año pasado fue trasladado del instituto donde estudiaba a otro situado en una localidad cercana a Pamplona debido a sus “antecedentes disciplinarios” y al deseo expreso “de su familia”.

Por último, en este escalafón figuraría otro menor al que se sitúa en los altercados del pasado día 4, aunque no se le considera un ‘microbota’ “muy activo”. Podría estar relacionado “con las reyertas del pasado verano”, con el “lanzamiento de piedras contra un centro educativo” y no se descarta que tenga algún tipo de vinculación con los “desperfectos” ocasionados supuestamente por varios ‘microbotas’ al coche de una profesora de su instituto.

El resto de miembros de esta banda juvenil haría presuntamente las veces de “peones” dentro del grupo, que suele congregarse los fines de semana en bares de las calles Campana, Compañía, Jarauta y Ansoleaga y, en ocasiones, en diversos locales de la travesía de Bayona, aunque también se reúnen en varias bajeras del Casco Antiguo.

NOTA EDITORIAL: Para salvaguardar los derechos de los afectados e implicados y no facilitar su identificación, El Informador ha optado por omitir sus edades, así como los nombres de los centros educativos donde estudian. En el caso del jugador de Osasuna, no se han publicado distintos datos que ayudarían a reconocerlo como la categoría en la que juega o su demarcación, entre otros, ya que este medio no desea dañar la imagen de terceras personas. Eso sí, El Informador siente la obligación moral de dar a conocer unos hechos que, al parecer, afectan a “decenas de adolescentes y jóvenes de Pamplona”.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + = 12

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Jorge Olaitz. MINISTERIO DEL INTERIOR

EL TESTIMONIO DE UN TESTIGO PROTEGIDO LLEVA A JORGE OLAIZ A PRISIÓN POR EL CASO DE RUIZ LANGARICA

Leer más →