Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Investigación  >  Artículo

LAS PRESUNTAS PALIZAS, AMENAZAS “DE MUERTE” Y DE “VIOLACIÓN” DE LOS ‘MICROBOTAS’

Por   /   16 marzo, 2012  /   Sin Comentarios

Según consta en los informes recabados hasta ahora por la Policía Municipal de Pamplona, los intentos de los ‘heavies’ del bar Atxiki por “hacer las paces” con esta banda juvenil han sido “un desastre”

Las frases resultan espeluznantes, pero muy reveladoras. “Si no retiras la denuncia, habrá accidentes o una desgracia”. “Sois unos gallinas. El día que te pille te voy a rajar”. “Te voy a quemar el bar y voy a violar a tu novia delante tuya”. Éstas son algunas de las presuntas amenazas que aparecen en la documentación recabada por la Policía Municipal de Pamplona en el marco de la investigación sobre las actividades de la banda juvenil formada por los ‘Minibotas’, de entre 18 y 19 años, y los ‘Microbotas’, menores de edad pero a su vez “los más violentos”. A pesar del deseo de las víctimas de “acabar con el conflicto”, todos los intentos por “hacer las paces” con este grupo, cuya existencia fue desvelada por El Informador el pasado lunes, han sido un “desastre” hasta ahora.

Sin embargo, los afectados por la “irracional agresividad” de esta banda juvenil han dicho basta tras el supuesto ataque “con navajas, palos, puños americanos y sprays de pimienta” que perpetraron durante la madrugada del pasado día 4 contra clientes del bar Atxiki, situado en la calle Nueva, donde hirieron de cierta consideración a cuatro ‘heavies’, uno de los cuales sufrió un corte “por arma blanca”. Tal y como ha informado este medio en los últimos días, los ‘Microbotas’ dejaron recientemente varias pintadas en la Ciudadela, en las que aparecían emblemas de ETA como el hacha y la serpiente o el yelmo de los SHARP, ‘skins’ antirracistas cuyos mayores enemigos son los ‘Skinheads‘, de corte neonazi.

RECHAZO DE LOS SHARP DE PAMPLONA

También se han encontrado algunas firmas en Erripagaña o bajo el puente de las Oblatas, entre otros lugares. Siempre firman con sus iniciales -MB- o el nombre ‘Mikroboots‘ y, según los primeros indicios recabados, al parecer actúan “por libre” y no cuentan con el respaldo de “la mayor parte de los SHARP” de la ciudad ni de la “izquierda abertzale”. Entre otros motivos, por enfrentarse supuestamente no sólo a ‘heavies’, sino también a “latinos y jóvenes de color”, unas prácticas que “chocan” de bruces con los principios ideológicos de los SHARP.

Pero lo que sí ha trascendido es que tres de sus presuntos miembros, dos de ellos de 17 años y otro de 15, fueron detenidos por la Policía Municipal junto a otras nueve personas durante los incidentes ocurridos en el Chupinazo de los Sanfermines de 2010. Según la sentencia dictada el pasado 21 de enero por la titular del Juzgado de Menores de la capital navarra, un grupo de personas “agredió” a efectivos municipales cuando éstos trataron de “retirar” una ikurriña de grandes dimensiones que los arrestados querían introducir en la plaza Consistorial. El fallo señala que algunos de los implicados arrojaron varias “botellas”, de las cuales una impactó en el cráneo del madrileño de 31 años José Carlos Arranz Rosa, que perdió el habla y la movilidad de la parte derecha del cuerpo. Ahora bien, los supuestos ‘microbotas’ arrestados en la actuación quedaron absueltos por estos hechos.

DECLARACIONES ANTE LA POLICÍA MUNICIPAL

En los últimos días, la Policía Municipal ha tomado testimonio a una “gran cantidad de personas” que dicen haber sufrido “palizas y amenazas” de todo tipo por parte de algunos de los integrantes de esta banda juvenil, formada por unos 40 miembros y que suele congregarse en bares situados en las inmediaciones de las calles Campana y Ansoleaga o en locales de la travesía de Bayona, aunque también se reúnen en varias bajeras del Casco Antiguo.

PRIMERAS AGRESIONES DETECTADAS

Las primeras agresiones de entidad se registraron durante los pasados Sanfermines, en el entorno de la ronda del Obispo Barbazán y las murallas del Casco Viejo, donde supuestamente agredieron al menos a dos personas. Además, fuentes policiales han explicado a este medio que el pasado mes de febrero presuntamente atacaron a varias personas que se encontraban en el exterior de la discoteca Marengo.

Al parecer, un grupo de ‘minibotas’ y ‘microbotas’ pasó junto al local al grito de “¡Viva España!”. Y a quienes les secundaron, los “golpearon”. También se les atribuye una “paliza” a un “chaval” ocurrida en la travesía de Bayona, aunque los hechos más preocupantes han tenido lugar desde el pasado 18 de febrero contra grupos de ‘heavies’ del bar Atxiki, situado en la calle Nueva. A pesar de su extensión, El Informador quiere poner en conocimiento de sus lectores gran parte de los detalles recopilados por los investigadores en las últimas semanas acerca de estos enfrentamientos. Todos los datos aportados en este artículo figuran en las pesquisas de la Policía Municipal. Eso sí, las identidades de los implicados se han omitido debido a que muchos de ellos son menores de edad.

MADRUGADA DEL 19 DE FEBRERO (ENTRE LAS 01.00 Y LAS 3.00 HORAS)

Al parecer, los ‘Microbotas’ propinaron una “paliza” a un joven ‘punky’ en la calle Jarauta, que tras huir hacia la plaza San Francisco mientras era “perseguido” por varios ‘microbotas’ trató de refugiarse en el bar Atxiki. Algunos de sus amigos “salieron para defenderle”, lo que originó una trifulca en la que un ‘microbota’ resultó “herido en la ceja derecha”. Acto seguido, los ‘Microbotas’ se marcharon a la calle Jarauta y, tras pedir apoyo a “dos o tres miembros” de los ‘Minibotas’, regresaron al establecimiento.

“Comenzaron a arrojar botellas a todo la gente que estaba fuera del bar, independientemente de si tenían algo que ver o no con lo ocurrido. Para defenderse, una persona echó entonces ‘spray’ de pimienta a uno de los ‘Minibotas’. A continuación, varios agentes de paisano se personaron en el lugar de los hechos e identificaron a algunas de las personas que habían arrojado botellas”, apuntaron los testigos a la Policía Municipal.

19 DE FEBRERO (POR LA TARDE)

Supuestamente, varios ‘microbotas’ “deambulaban” por el Casco Viejo “en busca” de ‘heavies’. Al encontrarse con un grupo de ellos, éstos “echaron a correr hasta que consiguieron despistarlos junto al Ayuntamiento“. Pero apenas un rato después, un joven ‘heavy’ que se encontraba con su novia fue “rodeado” e “interrogado” acerca de la pelea del día anterior. El chaval, “que no estaba entonces en la ciudad”, comenzó a recibir “escupitajos”, que “pronto” se convirtieron en “patadas”.

ENTRE EL 19 Y EL 24 DE FEBRERO

Un joven ‘heavy’ de la Rochapea fue “intimidado” verbalmente por “varios” miembros de los ‘Microbotas’ que “viven en su barrio”. Días más tarde, mientras algunos ‘heavies’ se encontraban jugando al fútbol en una pista, otros ‘microbotas’ presuntamente “les amenazaron de muerte desde lejos”.

25 DE FEBRERO (ENTRE LAS 18.00 Y LAS 19.00 HORAS)

El propietario del bar Atxiki, de 24 años, paseaba con su novia, de 22, cuando fue “abordado” supuestamente por unos 10 ó 15 ‘microbotas’. Al parecer, uno de ellos le dijo que iba a “quemar el bar y a violar a su novia delante suya”. Cuando el joven amagó con llamar a la policía, los ‘microbotas’ “huyeron”.

4 DE MARZO (SOBRE LAS 00.30 HORAS)

Un grupo de unas 30 personas, en su mayoría ‘microbotas’ pero entre los que también había algunos ‘minibotas’, se dirigieron supuestamente al bar Atxiki “armados con palos, navajas, puños americanos y sprays de pimienta”. En la entrada, comenzaron a atacar “a todos los que pasaban por las inmediaciones”. Al percatarse de lo que estaba ocurriendo, la novia del propietario salió a la calle para intentar llamar a la policía, pero en ese momento “varios ‘microbotas’ la empujaron y le hicieron caer al suelo”. Poco después, su pareja y otros clientes lograron “ayudarla e introducirla en el bar”.

Pero lejos de marcharse, los presuntos instigadores de la reyerta entraron al establecimiento, “donde arrojaron botellas y rociaron con ‘spray’ de pimienta a los clientes”. Acto seguido, “huyeron a Jarauta”. El dueño se vio obligado a cerrar aquella noche, lo que le ocasionó un “quebranto económico importante”. Los informes policiales hablan de unos 10 heridos, de los que cuatro precisaron atención sanitaria, uno de ellos por un “corte importante producido con un arma blanca, que precisó de varios puntos de sutura”. Así mismo, otro cliente del local, que recibió “un chorro de gas en la cara”, ha perdido “campo visual” por las “lesiones oculares” sufridas. Pero un joven logró grabar un vídeo de unos 40 segundos que, tras permanecer en Internet durante varias horas, fue retirado de la red y remitido a la Policía Municipal. Al parecer, en las imágenes se puede ver a varios miembros de esta banda juvenil, incluidos dos de los detenidos durante el Chupinazo de 2010.

6 DE MARZO (ENTRE LAS 21.00 Y LAS 22.00 HORAS)

Un miembro de los ‘Minibotas’ se encontró en la Rochapea con el joven que había sufrido una herida por arma blanca el día anterior. Al parecer, le amenazó “de muerte” para que “retirase la denuncia del navajazo”. Incluso intentó “sobornarle”.

7 DE MARZO (ENTRE LAS 21.00 Y LAS 22.00 HORAS)

Un grupo de ‘heavies’ que pasaba en un autobús urbano por delante del bar Ipar Gorri, en la avenida de Marcelo Celayeta, vieron supuestamente cómo cuatro ‘minibotas’ les hacían gestos de que les iban a “rajar”.

8 DE MARZO

Un ‘microbota’ presuntamente reconoció ese día que había sido el autor del “navajazo” a un cliente del bar Atxiki. Así mismo, un joven ‘heavy’ escuchó en una villavesa cómo dos ‘cachorros’ de la banda afirmaban que regresarían el fin de semana siguiente al establecimiento de la calle Nueva.

10 DE MARZO (ENTRE LAS 00.45 Y LAS 01.00 HORAS)

Sobre las 22.30 horas, un cliente del bar Atxiki recibió una llamada de uno de los miembros con más peso dentro de la banda. Éste le comunicó que su grupo quería “hablar” con los ‘heavies’ en un establecimiento de la calle Campana. El propietario se puso entonces al teléfono y le respondió que no pensaba ir “a ningún sitio”, lo que provocó “amenazas” por parte de este ‘microbota’. “Sois unos gallinas. El día que te pille te voy a rajar. Te vamos a quemar el bar”, le contestó.

Ante la gravedad de las supuestas amenazas, el dueño del local acudió a las dependencias de la Policía Municipal. En su declaración, aseguró que el descenso de clientes en las últimas semanas había sido “constante” y que había dejado de ingresar “entre 2.500 y 3.000 euros” hasta ese día.

Cuando regresó a su bar, un cliente le comentó que había recibido otra llamada del mismo ‘microbota’ para “quedar en el parque de la Nogalera de Burlada”. Al parecer, “éste le amenazó”. Poco después, varios presuntos miembros de la banda salieron de la calle Jarauta en dirección a la plaza San Francisco: “Iban encapuchados, con botellas y barras de hierro”, destacan los atestados policiales. Pero tres de ellos, de 14 y 15 años, fueron interceptados por agentes de la Policía Municipal en el entorno del Bosquecillo. Posteriormente, los efectivos los pusieron a disposición de sus padres al ser menores y no haber protagonizado aún ninguna pelea.

11 DE MARZO (MADRUGADA DEL SÁBADO AL DOMINGO)

Ese día, varias patrullas y furgonetas del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Municipal, así como agentes de paisano, establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de la calle Nueva. Entre tanto, ‘heavies’ y ‘Microbotas’ supuestamente se citaron en un bar de la calle Campana para “hacer las paces”. Los ‘heavies’ aparecieron, pero no los ‘Microbotas’. De modo que varios ‘heavies’ acudieron a un bar de la calle Jarauta muy frecuentado por esta banda juvenil, pero fueron “mal recibidos”. “El intento de hacer las paces fue un desastre”, aseguran las fuentes consultadas. Al parecer, los ‘heavies’ fueron interceptados posteriormente “por siete agentes del Cuerpo Nacional de Policía”.

13 DE MARZO (13:45, COLEGIO DE LOS SALESIANOS)

Según explicaron los afectados a los investigadores, un ‘heavy’ fue “abordado” en su colegio por uno de los líderes de la banda de los ‘Microbotas’ y por dos “simpatizantes suyos”. Al parecer, le dijeron que si no retiraba la denuncia interpuesta, “habría accidentes o una desgracia”. Este ‘heavy’, tras la conversación, llamó a un amigo suyo para que “fuera a buscarlo a la salida”, ya que “tenía miedo por lo que le habían dicho”. Éste acudió “para ayudarle”, pero se encontró con un “fuerte despliegue” de la Policía Municipal, que había desplazado a numerosos agentes tras ser requeridos por la dirección del centro escolar, ya que los dirigentes del colegio creían que se había convocado una “pelea” a través de las redes sociales.

Los agentes preguntaron al amigo del joven “amenazado” si pretendía “pegarse” con los ‘Microbotas’, pero éste les contó todo lo sucedido. Además, varios efectivos hablaron con uno de los miembros de esta banda juvenil, aunque no ha trascendido “si se lo llevaron detenido o sólo le interrogaron”.

 14 DE MARZO

Un miembro de los ‘Microbotas’ se puso en contacto con un ‘heavy’ para decirle que su grupo está dispuesto a “dialogar”. El joven telefoneó entonces al dueño del bar Atxiki, que se mostró “dispuesto a hablar”, siempre y cuando este ‘microbota’ vaya solo al establecimiento. Ahora bien, el propietario dejó bien claro que no piensa retirar las denuncias interpuestas hasta la fecha. Tras los fallidos intentos por solucionar el conflicto, los ‘heavies’ no se fían de las verdaderas intenciones de los ‘Microbotas’.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


7 × = catorce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Jorge Olaitz. MINISTERIO DEL INTERIOR

EL TESTIMONIO DE UN TESTIGO PROTEGIDO LLEVA A JORGE OLAIZ A PRISIÓN POR EL CASO DE RUIZ LANGARICA

Leer más →