Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Investigación  >  Artículo

HABRÁ JUICIO CONTRA 16 ‘LATIN KINGS’ Y ‘BLOODS-9.0.1.’ POR PERTENENCIA A ORGANIZACIÓN CRIMINAL

Por   /   13 junio, 2012  /   Sin Comentarios

En dos autos, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona ha subrayado que ambas bandas latinas tienen carácter “estable y duradero en el tiempo” y que cuentan con una jerarquía “en torno a una estructura rígida y piramidal”. También ha dicho que sus miembros profesan “obediencia” a los “dirigentes” y una “sumisión a las reglas y leyes propias”. Es la primera vez que se sigue en Navarra un proceso contra integrantes de estos grupos por este tipo delictivo, que contempla penas de prisión de entre uno y ocho años. La magistrada ha dado diez días de plazo a la Fiscalía para que presente sus escritos de acusación. Sólo en 2011, la Policía Municipal de Pamplona y la Policía Foral actuaron “en 17 ocasiones” por enfrentamientos entre ambos grupos, en los que se incautaron de “bates, cinturones, cuchillos, palos o catanas”.

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona “ha abierto la posibilidad” de que se celebre un juicio contra los 10 ‘latin kings’ y 6 ‘bloods-9.0.1.’ imputados el pasado mes de noviembre tras la ‘Operación Corona’. En dos autos emitidos este lunes, uno para cada banda latina, la magistrada considera que, “de los hechos investigados” hasta la fecha, se desprende “la existencia de un delito de pertenencia a organización criminal”, por lo que sólo un recurso de la Audiencia de Navarrafrenará el proceso judicial, si bien todo apunta a que continuará salvo “sorpresa”.

Por primera vez en la Comunidad foral, se actúa judicialmente “contra integrantes de bandas juveniles” por este tipo delictivo, que contempla penas de entre uno y ocho años de prisión. Cabe recordar que en la actuación llevada a cabo por la Policía Municipal y la Policía Foral hace casi siete meses, también fueron arrestados otros 5 ‘latin kings’ y 7 ‘bloods-9.0.1.’, pero al no haber cumplido los 18 años pasaron a disposición de la Fiscalía de Menores.

Además, la juez da diez días de plazo al Ministerio fiscal y a las acusaciones particulares personadas “para que presenten sus escritos de acusación” y soliciten la “apertura de juicio oral” o bien el “sobreseimiento de la causa”. También deja una puerta abierta a que las partes pidan “excepcionalmente” la práctica de diligencias complementarias.

Después de siete años de investigación policial, la Justicia navarra ha dado un paso importante para esclarecer la magnitud de un problema que se había negado una y otra vez de forma oficial desde distintas instituciones. De hecho, la magistrada admite que ambas bandas latinas tienen carácter “estable y duradero en el tiempo” y que cuentan con una jerarquía “en torno a una estructura rígida y piramidal”, donde se profesa una “obediencia” a sus “dirigentes” y una “sumisión a las reglas y leyes propias” de la organización.

Sólo entre enero y octubre de 2011, las fuerzas de seguridad tuvieron que intervenir “en diecisiete ocasiones” por enfrentamientos entre ambos grupos, en los que se incautaron “bates, cinturones, cuchillos, palos y catanas”, entre otras armas. Sin embargo, “rara vez los agredidos presentan denuncia y ellos mismos solucionan los problemas” a su manera, generando así una espiral de violencia que nunca cesa. De hecho, sus ataques recíprocos se reanudaron el pasado enero, unas pocas semanas después de la ‘Operación Corona’. Ahora bien, mientras varios ’latin kings’ ya han admitido su pertenencia al grupo, ningún ‘blood-9.0.1.’ lo ha hecho.

ESTRUCTURA DE LOS ‘LATIN KINGS’

En el caso de los ‘Latin Kings’, integrados en los ‘Zona Bara’ de Barañáin junto a los ‘Mafia Latina’ del barrio pamplonés de la Milagrosa y un tercer grupo, los imputados son D.L.D.N., alias ‘Nenego’, el ‘Inca’ de la banda que huyó a su país natal, “Brasil”, tras quedar en libertad provisional con cargos el pasado mes de noviembre; L.F.G.B, D.M.Z., L.W.L.G., O.H.M.V., J.A.M.V., J.D.T.V., J.D.G.F., A.J.T.S. y E.A.Q.T. No obstante, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 no menciona en el documento que el líder de la Comunidad foral se fugó de España, tal y como adelantó El Informador. “En caso de que no comparezca en el juicio, habrá que emitir una orden de búsqueda y captura contra él”, precisaron distintas fuentes a este medio.

Sí resalta que todos ellos “forman parte de una organización para delinquir” que lleva actuando en la Comarca de Pamplona desde 2006 y “lo sigue haciendo en la actualidad” -cuenta con unos cien miembros de origen ecuatoriano, colombiano, brasileño, boliviano, rumano y español, de los que al menos 35 han sido arrestados en alguna ocasión-.

Rueda de prensa de la Operación CoronaSu actividad delictiva se centra en la “comisión de delitos y faltas contras las personas, por medio de agresiones físicas, amenazas o peleas”, que suelen ser “concertadas”. Ahora bien, no hace referencia a otras también conocidas en distintos ámbitos como “algunas presuntas agresiones sexuales, que las víctimas rara vez ponen en conocimiento de las fuerzas de seguridad, los robos con intimidación o el tráfico de drogas al menudeo”.

Sus integrantes poseen “una fuerte cohesión interna y una adhesión incondicional” al grupo, en el que asumen “roles perfectamente definidos” dentro de su nivel jerárquico. Además, los ‘Latin Kings’ de la Comarca de Pamplona mantienen “contactos con los dirigentes del Reino de Barcelona” a través del ‘Inca’ o ‘rey de reyes’ para “comprobar que se cumplen las normas de la organización” -de ahí que se realicen “visitas periódicas” desde la Ciudad Condal a la capital navarra-. Ambos grupos tienen grandes similitudes en sus “códigos de conducta, reglas, ritos de iniciación, aportación de cuotas, etc”.

La escala jerárquica de la organización consta de cuatro fases: “observatoria”, en la que el aspirante debe limitarse a aprender de sus “hermanos”; la conocida como ‘five live’, en la que el candidato comienza a aprender la ‘Biblia’ de la “Nación” ‘Latin King’ y debe prestar atención al comportamiento de quienes están en un escalafón inferior; la “probatoria”, en la que se siguen estudiando los salmos y reglas del grupo, además de supervisar igualmente a los aspirantes que se encuentran por debajo de él en la estructura; y la de “rey” propiamente dicha, cuando el candidato pasa a ser miembro de la banda a todos los efectos y se gana “el respeto de todos” los integrantes de la banda.

Como ya detalló El Informador, por encima de todos se encuentran “las cinco coronas” de la organización: el ‘Inca’, máximo responsable de la banda; el ‘Cacique’, que haría las veces de “lugarteniente”; el ‘Tesorero’, que “gestionaría” los fondos del grupo -todos los miembros pagan una “cuota mensual” de 6 euros-; el ‘Sacerdote’, encargado principalmente de enseñar “su propia Biblia”, que los miembros deben aprender “de memoria” porque “jamás les entregan papeles”; y el ‘Ministro de la Guerra’, que investiga a sus enemigos.

Ahora bien, no ha trascendido si en los ‘Latin Kings’ de Navarra existe esta última figura, aunque se sabe que el ‘Sacerdote’ parece ser un joven colombiano “que se ha marchado a Tudela”, donde esta banda latina también podría haberse asentado. Estos roles podrían corresponder a D.L.D.N, D.M.Z., L.W.L.G., O.H.M.V. y L.F.G.B., aunque el jefe de la banda “suele intercambiar a veces las funciones y él mismo se reserva el derecho de ejercer cualquiera de estas labores en un momento concreto”. También figuraba en este grupo un sexto ‘rey’ que “se marchó a Ecuador” poco antes de la ‘Operación Corona’.

Para ascender se precisa el consentimiento de un ‘rey’, que comprueba previamente “el cumplimiento de determinados requisitos, así como la verificación del conocimiento de la filosofía y la doctrina de la Nación”. En caso de que dos miembros se encuentren en una misma fase y su comportamiento sea similar, cuentan con “los mismos puntos” para pasar al siguiente nivel, “pero lo hará primero quien tenga una actuación más contundente en los incidentes en los que el grupo se vea envuelto”. Los ‘Latin Kings’ de la Comarca de Pamplona se han asentado principalmente en zonas de Barañáin como el Lago, las inmediaciones del instituto y el colegio público Alaitz o el polideportivo municipal, donde se han encontrado pintadas con “símbolos e iniciales” de esta banda latina, “la más territorial y organizada”, según apuntaron distintas fuentes a este medio.

La magistrada asegura que los imputados reconocieron estos lugares “como su territorio” y llegaron a manifestar que “no permiten entrar en él a miembros de otras bandas rivales”. Y detalla que sus actividades aparecen recogidas en los atestados elaborados por la Policía Municipal de Pamplona y la Policía Foral, en los que se han hecho constar “las agresiones en que se han visto implicados cada uno de los imputados; las actas de incautación de objetos peligrosos; el uso de los mismos en las peleas mantenidas; las denuncias o intervenciones realizadas por lesiones a terceros, habitualmente miembros del grupo rival ‘Blood-901’ (‘Sangre-9.0.1.’); o los mensajes de Tuenti que contienen las provocaciones y que sirven para concertar las peleas y riñas tumultuarias”.

FORMA DE VIDA

Su filosofía se basa en la ‘vida loca’ (hospital, cementerio y cárcel) y cuentan con un amplio grupo de ‘cachorros’ -los ‘Latin Piwi’-. Los colores que los identifican son el amarillo y el negro y casi todos portan gorras de béisbol y armas blancas, que a menudo “esconden” en sus puntos de encuentro. Pero también emplean distintos símbolos como los tatuajes; los gafitis; los collares, compuestos por hileras de cinco bolas amarillas y cinco negras; los colgantes, “siempre con símbolos”; “ciertos códigos cifrados”, que utilizan para enviarse mensajes; y su propia “jerga” dialéctica.

El 6 de enero celebran “las reuniones universales” y a principios de marzo, la ‘Semana del Sol’. Sus encuentros tienen lugar “los sábados y los primeros domingos de cada mes” y, para asistir a ellos, todos sus miembros “deben quitarse la indumentaria del grupo” -a quien no acude se le sanciona-. En las sesiones analizan sus problemas “en torno a un círculo de 360 grados” y “el día 11 y 12 de cada mes hacen ayuno“. Quienes siguen esta última costumbre suelen ser los que más tiempo llevan dentro de la banda.

LOS 10 ‘LATIN KINGS’ IMPUTADOS

1) D.L.D.N., alias ‘Nenego’. Ejercía de ‘Inca’ dentro de la banda, pero tras quedar en libertad provisional en noviembre “huyó a Brasil”, su país natal. No obstante, no se descarta que en estos momentos se encuentre en Portugal, “donde residen varios familiares suyos”.

En su declaración judicial, reconoció haber sido ‘rey’ de los ‘Latin Kings’, aunque trató de desvincularse posteriormente del grupo. Explicó que con él “eran cinco los reyes de la Comarca de Pamplona” y que cuando surgió “la Nación en Pamplona” había, además, dos aspirantes en probatoria y “nadie sabía que existían”. Según su testimonio, “tuvieron que ir reclutando gente” para “enfrentarse” a los ‘Blood’ a raíz del nacimiento de éstos y de que empezaran “a buscar problemas”, que se agravaron a partir de “los Sanfermines de 2010”.

También dijo que él ha sido agredido “dos veces”, pero que no denunció los hechos porque su banda tiene “otra manera” de arreglar los conflictos, basada principalmente en “devolver lo hecho”. Precisó “que cada uno consigue sus propias armas, que los ‘Latin Kings’ decidieron ir a por ellos -a por los ‘Blood’- y que, por eso, llevaban cuchillos y palos”. Así mismo, admitió “que algunos de sus ‘hermanos’ sí quedan por Tuenti para pelear y provocarse”, que “dos o tres meses” antes de su detención “se quitó del cargo, aunque siguió yendo a las reuniones” y que un mes antes de la ‘Operación Corona’ dijo al resto de miembros de la organización “que ya no quería seguir con esto”.

Los demás implicados han confirmado que este joven, de unos 21 años, era el ‘rey’ del “Capítulo de Pamplona”. Fue detenido siete veces por “delitos o faltas de lesiones” antes de su arresto, identificado “en múltiples ocasiones” por esta clase de hechos y “se le han extendido diez denuncias administrativas por alteración del orden y tenencia de armas prohibidas”.

Durante los registros realizados en su domicilio, se le intervino un cuchillo de grandes dimensiones; indumentaria propia de la banda; un portafolios en el que guardaba ‘The Almighty Latin Kings and Queens Nation. La Constitución’, un documento “que sólo los ‘reyes’ pueden tener en su poder”; numerosas fotografías o fotomontajes que “constatan su pertenencia” a los ‘Latin Kings’, “el sentimiento grupal” y la “cohesión interna” de los integrantes del grupo.

2) D.M.Z., alias ‘Chinga’: Es otro de los cinco ‘reyes’ “como él mismo reconoció en sus declaraciones policial y judicial”. Según las fuentes consultadas por El Informador, llegó a ejercer temporalmente como ‘Inca’ y como ‘Cacique’. Afirmó que había sido víctima de distintas agresiones por parte de sus rivales y resaltó que su grupo se fue “juntando” para “defenderse de los Sangre”. Admitió que cuando se dirigen al territorio de los ‘Blood-9.0.1’ “siempre van armados”, que “cuando varios integrantes de una banda rival agreden a un hermano interviene el resto del grupo”, “que las acciones ilícitas que han cometido sobre los otros grupos latinos son concertadas” y que “cada uno se encarga de sus armas”.

Ha sido detenido en seis ocasiones por “delitos o faltas contra el patrimonio y de lesiones”, se le ha identificado “en numerosas ocasiones con otros miembros del grupo” y se le ha denunciado hasta nueve veces “por alteración del orden público y tenencia de armas prohibidas”.

Además, se le intervinieron en su casa “armas blancas” y prendas de vestir “propias de la organización”. “Son múltiples las fotografías en que se aprecia al imputado realizando los gestos propios de los ‘Latin King’ y portando símbolos”, destaca la juez.

3) L.F.G.B.: Es “el único imputado que ha negado su pertenencia” a los ‘Latin Kings’. No obstante, la magistrada asegura en su auto que “a través de todos los indicios obrantes en la causa”, se constató “no sólo que forma parte de la organización, sino que es uno de los ‘reyes’, como así lo han declarado el resto de imputados y se desprende de las investigaciones” policiales.

Se le puede ver en diversas fotografías “realizando signos inequívocos de la organización, viste la indumentaria característica e incluso aparece con el pelo rapado y con la corona de los ‘Latin Kings’ tatuada en la nuca”.

Fue arrestado una vez por su presunta relación con un delito de lesiones, aunque se le ha identificado igualmente “en múltiples ocasiones” y se le ha denunciado por “tenencia de armas prohibidas”. En la vivienda donde reside se halló un bate de béisbol, que tenía una reseña en la empuñadura con las letras “LK”; un cinturón con una hebilla, en la que aparece la palabra “King”; un palo con dos clavos; una bandera negra y amarilla; un pendiente con forma de corona de cinco puntas; y ropas propias de la organización.

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 destaca la gran cantidad de archivos que se le requisaron, titulados “Agenda de capítulo”, “Problemas internos, externos”, “Resoluciones generales”, “Enseñanza aplicada”, “Actividades realizadas” y “Observaciones”. Todos ellos llevaban un encabezamiento en el que podía leerse “The Almighty Latin King and Queen Nation España 2000” y el pie “Amor de Rey/Reina y Corona. Este documento es legalmente constituido por el ALKQN España para uso exclusivo”. En ellos se detallan “las fases antes mencionadas” que definen “la estructura de la organización”.

Guardaba el “Grito de reyes y reinas latinos”, que consta de “los rezos de apertura, el minuto de silencio y el rezo de hermanos difuntos, el saludo universal a los líderes del pasado y del presente, el grito de reyes y reinas, la presentación individual (empezar por los miembros, los oficiales y, por último, el encargado de la ceremonia), los tiempo de oficiales, el tiempo del pueblo, los rezos de cierre, el grito de reyes y reinas y las gracias familiares, en las que todos se dan la mano entrelazando sus coronas con fuerte abrazo”. Y portaba “las cartas de justificación, el certificado y aprobación de reyes/reinas y oficiales”, los “documentos de trabajo del oficial regional, el escrito para retirarse de la organización, el manifiesto de los reyes, el Libro de Coronación, la Enseñanza, el plan de trabajo de los sectores norte, centro y sur de España, los comprobantes de colaboración y donación y la solicitud de ingreso”.

4) El cuarto ‘rey’ de la banda sería L.W.L.G., “tal y como reconoció en su declaración judicial”. Ha sido detenido en tres ocasiones, “una de ellas por lesiones y otra por riña tumultuaria”, se han interpuesto “tres denuncias por alteración del orden y tenencia de armas prohibidas” contra él y ha sido identificado “en diversas ocasiones junto con otros miembros del grupo por su implicación en riñas tumultuarias”.

En su casa se encontraron recortes de prensa sobre las peleas ocurridas en fiestas de Barañáin de 2011 entre los ‘Latin Kings’ y los ‘Blood-901’, “varios cuchillos y navajas”, un collar de ‘rey’ y otros propios de la simbología de la banda, “así como pulseras, pañuelos con los colores -negro y amarillo-, varias gorras en idéntico sentido, material empleado en las riñas tumultuarias, indumentaria variada del grupo y hebillas de cinturón”. Igualmente, se le intervinieron “numerosas fotografías”, en las que se le aprecia junto a otros ‘hermanos’, vestido con los colores de la organización y realizando con las manos “el signo identificativo” de los ‘Latin Kings’.

5) O.H.M.V. es el quinto ‘rey’, según consta en las pesquisas policiales y en su propia declaración, en la que indicó que ir o no a las peleas “es voluntario”. Ha sido arrestado en cinco ocasiones, una de ellas “por riña tumultuaria y amenazas y otra por lesiones”, se le han extendido cuatro denuncias “por tenencia de armas prohibidas” y ha sido identificado “en diversas ocasiones junto a otros miembros del grupo por su implicación en riñas tumultuarias”.

En la ‘Operación Corona’ se le incautaron “armas prohibidas” y “una hoja amarilla con anotaciones de la ‘Oración de Colores’, recitada en las reuniones semanales del grupo, y de la ‘Oración de familia’, en la que se hace referencia a los colores propios de la organización y a la familia”.

Por otra parte, guardaba una “carta de justificación” de asistencia a las reuniones con el membrete oficial de la ‘Todopoderosa nación de reyes y reinas latinos en España’ procedente de la ‘tribu real España’, parte de la Constitución de los ‘Latin Kings’, el ‘Manifiesto de Reyes’, principios y reglamentos internos, oraciones, “verdades y mentiras sobre la nación”, “dos cartas de justificación de fases y dos solicitudes de ingresos con sus preguntas y respuestas y los nombres” de los aspirantes.

También se encontraron “adornos” y prendas de vestir “características”, así como “numerosas imágenes en que aparece con otros miembros del grupo haciendo gestos y portando indumentaria propia de la organización”.

EL RESTO DE LOS ‘LATIN KINGS’ IMPUTADOS

6) J.A.M.V., hermano del anterior, se encuentra “en fase de observación”. Ha sido detenido dos veces “por riña tumultuaria y agresión”, se le han extendido cuatro denuncias “por alteración del orden público” y “ha sido identificado en varias ocasiones junto con otros integrantes del grupo por participación en riña tumultuaria”.

Si bien en su declaración aseguró que “ya no pertenecía” a los ‘Latin Kings’, fue denunciado por la Policía Municipal de Barañáin el 8 de enero y el 15 de junio de 2011 “por ocultar un machete tras una riña tumultuaria en la plaza de los Olmos”, en la que fueron identificados miembros de ambas bandas latinas, y con motivo de los últimos enfrentamientos producidos en fiestas de la localidad.

“Son numerosas las fotografías y fotomontajes que obran de él en las redes sociales con indumentaria propia de la organización y realizando con las manos los signos distintivos de ésta. Los mismos efectos encontrados al anterior imputado, O.H.M.V., son de aplicación a éste puesto que conviven en el mismo domicilio”.

7) J.D.T.V. se encontraría “en fase probatoria”, como “él mismo reconoció en la declaración”. Admitió que había participado “en una pelea concertada” con sus enemigos. Ha sido arrestado en dos ocasiones “por delitos de lesiones y riña tumultuaria”, se le han extendido tres denuncias “por tenencia de armas prohibidas y alteración del orden y ha sido identificado en numerosas ocasiones por participación en riña tumultuaria”.

En su domicilio le intervinieron un bate de béisbol, “numerosas prendas con los colores signos distintivos de la organización”, imágenes “con simbología de la Nación y realizando signos” de ésta, fotomontajes en que aparecen los nombres ‘King Fox’ y ‘Black and Gold’, etc.

8/ El octavo joven al que se vincula con los ‘Latin Kings’ es J.D.G.F., también en “fase probatoria”, según admitió ante la juez. Detalló que L.W.L.G. se encargaba de “recaudar” la cuota mensual de 6 euros que debían abonar. También reconoció que, “en alguna ocasión”, han hecho “vigilancias” a sus rivales “para tenerlos localizados” y tenía consigo “tres pañuelos y una sudadera con los colores amarillo y negro, una hoja manuscrita con las iniciales del grupo y un cuchillo”.

Ha sido detenido dos veces “por lesiones”, denunciado “en cuatro ocasiones por tenencia de armas prohibidas e identificado varias veces por su implicación en riñas tumultuarias”. A pesar de que el imputado afirmó que “ya había abandonado la organización hacía tiempo”, uno de los arrestos “es de enero de 2011 y las denuncias administrativas e identificaciones son de agosto y septiembre de ese mismo año”, apenas dos meses antes de la ‘Operación Corona’.

Entre los documentos que guardaba en su casa figuran “la localización de la agenda del Capítulo de Pamplona, la agenda de reunión del ‘grito de reyes y reinas latinos’, la agenda del esforzador, la carta dorada de justificación de fases, el certificado y aprobación de reyes/reinas y oficiales del capítulo, el comunicado general, datos personales, la agenda del secretario, la explicación y guía de trabajo del oficial regional, las hojas de ingresos, el manifiesto de los reyes, el libro de rezos, el libro de asistencia del esforzador, el libro de coronación, la enseñanza para observación, los comprobantes de donación y la solicitud de ingreso”. Son “numerosas” las imágenes existentes en estos soportes y en las redes sociales que “delatan su pertenencia” a los ‘Latin Kings’.

9) El noveno imputado de esta banda latina, A.J.T.S., igualmente se encontraría “en fase probatoria”. Así lo reconoció ante las fuerzas de seguridad y la magistrada, cuando destacó que en el grupo “hay castigos para subir de nivel dentro de la escala jerárquica” y sanciones si “uno no paga la cuota o llega tarde a una reunión”, que consisten en recibir golpes según las directrices que marca el ‘Inca’.

Manifestó que el paso de un escalafón a otro se decide “aprendiendo la literatura” y en función de la “actitud en las peleas”. También confirmó que algunos ‘hermanos’ han hecho “vigilancias” a los ‘Blood-9.0.1.’ y que se juntan para “hacerles la vuelta”, es decir, “darles de hostias”. Así mismo, remarcó que se han “entrenado” para pelear con miembros de otras bandas.

10) El último imputado de los ‘Latin Kings’ es E.A.Q.T., en “fase observatoria”, como él mismo admitió, aunque “tras pasar a la fase ‘five live’ lo degradaron por no acudir a las reuniones”. A pesar de que no quiso contestar “a ninguna pregunta” relacionada “con la organización, su financiación e intervención en peleas o riñas tumultuarias”, consta que ha sido arrestado cinco veces, “tres de ellas por participación en riña tumultuaria”, y se han interpuesto dos denuncias contra él “por alteración del orden público” y una “por tenencia de armas prohibidas”. Ha sido identificado “en numerosas ocasiones por participación en riñas tumultuarias”, las últimas “en junio y septiembre de 2011”.

LOS ‘BLOOD-9.0.1.’, UNA BANDA CON UN MAYOR GRADO DE CLANDESTINIDAD

Aunque los ‘Blood-9.0.1.’ no cuentan con una estructura y normativa interna “tan arraigadas” como los ‘Latin Kings’, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona destaca igualmente en su auto que se trata de un grupo “estable y duradero en el tiempo”, “jerarquizado” en torno a una “estructura rígida y piramidal”, en la que sus miembros obedecen a sus líderes y muestran una “sumisión a sus reglas y leyes” de una organización preparada “para delinquir”.

Seis de sus integrantes figuran entre los imputados -J.C.R.D.L., J.A.H.Q., P.C.S., B.F., I.M. y B.G.P-. Los ‘Blood’ nacieron en 2005 bajo el nombre ‘Latin Blood’ y fue al año siguiente cuando adoptaron su actual nomenclatura. Surgieron como una escisión de otras “pandillas” ya extinguidas como los ‘Perros Mansos’. Y en estos años, el grupo, que vive en un mayor grado de clandestinidad que sus rivales, ha sufrido “diferentes modificaciones”, principalmente en su composición.

Redada en un bar frecuentado por latinosEn concreto, en 2010, tras el ingreso en prisión de algunos de sus integrantes, quedó como líder único E.A.T.D.L.C., actualmente “en paradero desconocido”, tal y como adelantó El Informador. Mientras él se convirtió en el jefe en la sombra y “en el encargado de adoctrinar sobre las pautas de comportamiento y los enfrentamientos con los rivales”, otro joven, J.A.H.Q,. adquirió progresivamente más peso dentro del grupo hasta “ser nombrado segundo del máximo responsable” -algunas fuentes lo definen como el “líder de los chavales que actúan en la calle”-. “Ambos memorizaron todas las enseñanzas y quemaron libros y cuadernos para evitar cualquier investigación policial o judicial”, subraya la juez.

A partir del verano de ese año, esta banda latina comenzó a mostrarse “especialmente violenta y activa”, sobre todo a raíz de que “varios jóvenes de origen africano”, conocidos como los ‘Nigas’, se unieran a ella y trataran de mostrar “su arrojo” provocando “numerosos incidentes como agresiones a miembros de otros grupos violentos de la Comarca de Pamplona”, principalmente de los ‘Latin Kings’.

Es en esas fechas cuando se produjo el “fenómeno asociativo y la posterior absorción” del grupo ‘9.0.1.-Black Etnia’, creado en 2009 como “grupo independiente”, por parte de los ‘Blood’, que pretendían convertirse así “en el grupo más poderoso de la Comarca de Pamplona y hacer desaparecer al resto”.

Los ‘9.0.1.’, casi todos “menores”, surgieron “por un chico que canta hip-hop”, son los “más activos” y se les considera los ‘cachorros’ de esta banda latina, como sucede con los ‘Latin Piwi’ de los ‘Latin Kings’. No obstante, cuentan con un jefe propio, R.P.D.P., y sus colores -el azul, el negro y el blanco- son distintos al rojo de los mayores. Varios ya han sido arrestados al menos en una ocasión.

Además, los ‘Alma Latina’ de Burlada, que se reúnen en un bar del municipio y en el parque de la Nogalera, también se han unido a los ‘Blood-9.0.1.’. Su actual líder “ha participado en numerosas peleas” y el color del grupo es el morado, “aunque sus miembros no suelen llevar ropas ostentosas”. Los primeros indicios apuntan a que “están reclutando nuevos adeptos” y se cree que “someten a los aspirantes a ritos de iniciación”, como el resto de las bandas latinas importantes de Navarra. La mayor parte tampoco ha cumplido los 18 años.

Como ya publicó este medio, los ‘Blood-9.0.1.’ se han afincado en los barrios pamploneses de la Rochapea, la Chantrea y San Juan -a algunos de ellos se les puede ver en el parque del Mundo; en la avenida de Villava, en su zona más cercana a la calle Miravalles; y los fines de semana, en locales de la calle Monasterio de la Oliva, Monasterio de Cilveti, San Roque y la plaza Monasterio de Azuelo, entre otros lugares-.

Aunque la titular del Juzgado de Instrucción número 3 habla de unos 30 miembros, las fuentes consultadas creen que este grupo cuenta con unos 80 menores y jóvenes -ellos hablan de “un centenar”-. Sus integrantes, de los cuales más de 40 han sido detenidos alguna vez, proceden mayoritariamente de la República Dominicana, Brasil, Perú, Ecuador y el continente africano. Desde el pasado mes de enero, cuando se reavivaron los enfrentamientos con sus enemigos, se sospecha que están “usando en las peleas a un nuevo grupo de menores afín a los 9.0.1.”.

ESTRUCTURA JERÁRQUICA DE LOS ‘BLOOD-9.0.1.’

La organización cuenta con una estructura jerárquica compuesta por cuatro niveles: “observación, soldado, general y líder”. Para ir ascendiendo de una fase a otra, los miembros deben cumplir “determinados requisitos y contar con la aprobación del grupo”.

“Sus integrantes poseen una fuerte cohesión interna y una adhesión incondicional al grupo, asumiendo roles perfectamente definidos dentro de su categoría en la escala jerárquica. Su actividad delictiva se materializa de forma grupal en delitos contra la integridad física o amenazas, que son ejecutadas de manera concertada”, afirma la juez, quien apunta como reflejo de su unidad “una determinada simbología recogida en su propia literatura (logotipos, colores, señales de manos e indumentaria), que exhiben como muestra de poder” a sus rivales. “Esta simbología sólo puede ser utilizada por los integrantes del grupo, considerándose una vejación que sea empleada por miembros ajenos, especialmente si se hace de manera incorrecta”, señala la magistrada.

En cuanto a sus actuaciones delictivas, se centran fundamentalmente “en delitos y faltas contra las personas, fundamentalmente riñas tumultuarias, agresiones físicas, insultos y amenazas”. Para la realización de estos hechos, los miembros del grupo “se conciertan entre ellos, proveyéndose de armas blancas, bates de béisbol, palos, cinturones con hebilla…”.

Se da la circunstancia de que el investigador de la Guardia Civil Pedro Gallego, experto en ‘maras’ centroamericanas, resaltó que las bandas latinas de Navarra “no son imitadoras” y que los ‘Blood-9.0.1.’ usan ‘sets’ de ropas que llegan de EEUU -su color es el rojo-. También precisó que algunos de sus miembros hacen el gesto del tridente o el ‘killer’ del asesino, no habituales en España. “Dan a entender, precisamente, que su líder lleva mucho tiempo dentro de la banda”, remarcó.

LOS SEIS IMPUTADOS DE LOS ‘BLOOD-9.0.1.’

1) J.A.H.Q., alias ‘Cachete’: Ostenta la categoría de líder dentro de la organización, máximo rango dentro de la estructura jerárquica, si bien por encima de él se encuentra E.A.T.D.L.C. A pesar de haber negado toda relación los hechos imputados, los indicios existentes frente a él “determinan su implicación en el delito investigado”.

De hecho, R.P.D.P., un vinculado a los ‘9.0.1.’, llegó a declarar que la filosofía de la organización “fue memorizada” por el propio ‘Cachete’ y E.A.T.D.L.C. y aparecía recogida “en unos libros de color rojo, azul y negro, que fueron quemados”.

Según la juez, este adolescente afirmó que J.A.H.Q. es “uno de los que más sabe, el segundo del grupo”. Igualmente, J.C.R.D.L.S. apuntó que ‘Cachete’ “era miembro de los ‘Blood-901’ y que el grupo se ha disuelto hace ocho meses”, mientras que los miembros de los ‘Latin Kings’ imputados llegaron a destacar que J.A.H.Q. pertenece a esta banda latina y lo situaron “en la parte superior de la escala jerárquica”.

“En las fotografías colgadas en las redes sociales se aprecia claramente a J.A.H.Q. en compañía de otros miembros del grupo realizando signos distintivos con las manos, bajadas de corona, en ofensa a los ‘Latin King’ y portando indumentaria con los colores” propios del grupo.

En este sentido, su rostro aparece “dentro de un fotomontaje” en el que se identifica como miembro de los ‘Blood’ y en el que se le ve “realizando el gesto con la mano y con el fondo rojo y negro junto a la frase “One blood” y “ADS”.

J.A.H.Q. ha sido denunciado “por alterar el orden público y tenencia de armas prohibidas”; detenido en seis ocasiones “por amenazas, injurias, lesiones y agresión” y ha sido identificado numerosas veces por “participación en riñas tumultuarias”.

Durante el registro de su vivienda, se hallaron “varios cuadros y tablas con la inscripción ‘Blood’, ropa de color rojo y negro y varios cuadernos con la leyenda ‘Blood’ en su interior”.

2) I.M.: Miembro de los ‘Blood-901’ a través del “subgrupo” de los ‘Niga’. Al igual que sus ‘hermanos’, negó que perteneciera a esta banda latina, “lo cual en absoluto se corresponde con la investigación desarrollada”, según la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona.

No obstante, admitió “haber tenido enfrentamientos con los ‘Latin Kings’”, aunque dijo “desconocer el motivo”. “Preguntado por las fotografías en que aparece con indumentaria propia de la banda y realizando el gesto característico con las manos, manifiesta que no significa nada, que es su gesto para las fotos y que sólo conoce a las personas que aparecen con él de jugar a baloncesto (cuando consta haber sido identificado junto a ellos tras peleas o conatos en varias ocasiones)”, agrega el auto.

Ha sido arrestado en tres ocasiones “por lesiones”, denunciado en otras tantas ocasiones “por alterar la seguridad ciudadana” e identificado “múltiples” veces, nueve sólo en 2011, por su “participación en riñas tumultuarias”. En algunas de ellas “se emplearon cuchillos y otras armas como barras metálicas, palos, patas de madera o hebillas”.

La juez le relaciona con distintos incidentes, entre los que destacan la “agresión” cometida el 4 de octubre del año pasado “con un cuchillo de grandes dimensiones” contra el ‘Inca’ de los ‘Latin Kings’. Según recoge el documento judicial, fue “imputado” por estos hechos. También se le identificó el 17 de septiembre “por agredir a D.M.Z.”, otro ‘rey’ de la banda, en un autobús.

3) B.F.: Integrante de los ‘Blood-9.0.1.’ vinculado a los ‘Nigas’, también negó que forme parte de la organización y llegó a decir que “sólo había oído hablar de ellos”, pero que no sabía “quiénes son, a qué se dedican, ni por dónde van”. Unas respuestas que la juez considera “llamativas visto el resultado de la investigación”, ya que le intervinieron “varios cuchillos, hebillas de cinturón y ropa de color rojo y negro”, así como “numerosísimas imágenes y fotomontajes”, en los que aparece con la leyenda ‘Blood’, vestido con la ropa de la banda y realizando con las manos “los signos” del grupo. Ha sido identificado en varias ocasiones “por alterar la seguridad ciudadana” y por su “implicación en lesiones y riña tumultuaria”, algunas de ellas “con armas blancas”.

4) J.C.R.D.L.S.: “Miembro” de los ‘Blood’, a pesar de que “él lo haya negado”. Aseguró “que casualmente ese gesto que hace en todas las fotos es una manía, cuando ha quedado claro que es el signo distintivo” de la organización.

Igualmente, manifestó que los ‘Blood’ eran “un grupo de amigos” y que “él dejó -la banda- al nacer su hijo”, si bien esto “no se corresponde con las (pesquisas) policiales realizadas”. Ha sido detenido en tres ocasiones, “por lesiones y amenazas”; denunciado por “tenencia ilícita de armas”, algunas de ellas blancas, y “alteración del orden público”; e identificado “en numerosas ocasiones”.

Sin embargo, “lo realmente relevante” a juicio de la magistrada es la documentación que se encontró en su domicilio. “Además de indumentaria y adornos característicos de la organización, así como las numerosas fotografías con signos propios, destaca una agenda numerada en que aparecen anotaciones como las siguientes: 26. No podemos ser burlados por otra nación; 27. 3ra es (dibujo de una estrella de cinco puntas) élite; 28. Castigo; 29. Soldado; 30. Todo sangre tiene que cumplir órdenes de su superior; 31. 4ta (dibujo de una estrella de cinco puntas) élite; 32. Todos somos sangre (…); 40. Todo sangre tiene que tener su arma de reglamento; 41. Guerrero universal (…); 50. Apartado de la Nación”, detalla. Esas notas “representan una serie de normas y reglas que rigen” el grupo.

En su caso, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 precisa que es “frecuente” que esta clase de bandas latinas “elaboren sus manifiestos, reglas de conducta y códigos de obligado cumplimiento para los integrantes, con consecuencias sancionadoras en caso de incumplimiento”.

5) P. C. S.: Otro “miembro” de los ‘Blood’ que aseguró no pertenecer al grupo. Al igual que el resto, afirmó que viste de rojo y negro y realiza con las manos las señas de identidad de esta banda latina “por casualidad”.

En relación a todos los hechos por los que ha sido identificado, “casualmente con otros de los integrantes”, declaró que no sabía “nada” de ellos. Con cierta ironía, la juez dice que habrá que entender “que es una coincidencia que siempre se le identifique con otros ‘Blood’ en los lugares en que se producen peleas y enfrentamientos” con los ‘Latin Kings’. Ha sido detenido en seis ocasiones, tres de ellas “por lesiones y una por resistencia a agentes de la autoridad”, ha sido denunciado cuatro veces “por alteración del orden” y reconocido en numerosas trifulcas, en las que algunos portaban “armas blancas, patas de mesa rotas, barras de metal, hebillas de grandes dimensiones y bates”.

También se han recopilado abundantes fotografías colgadas en redes sociales, en las que se le ve “junto a otros integrantes con ropa roja y negra y haciendo el gesto manual de identidad de la banda”.

6) B.G.P.: Integrante de los ‘Blood’, reconoció conocer a J.A.H.Q. y P.C.S. y que éstos “son miembros” de los ‘Sangre’, aunque remarcó que él “no pertenece a ninguna banda”, lo que tampoco “se corresponde con el resultado de las investigaciones”.

Admitió que el gesto que hace en las fotografías en las que aparece es el gesto de los ‘Blood’, aunque alegó que se lo había enseñado un chico que le invitó a unirse a ellos.

Sin embargo, “siempre ha sido identificado con otros miembros” de la banda, “en peleas y enfrentamientos” con sus rivales. Ha sido arrestado “por una riña tumultuaria”, denunciado en seis ocasiones “por alteración del orden y tenencia de armas prohibidas” y reconocido “numerosas” veces, algunas de ellas “con cuchillos”.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


9 × cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Jorge Olaitz. MINISTERIO DEL INTERIOR

EL TESTIMONIO DE UN TESTIGO PROTEGIDO LLEVA A JORGE OLAIZ A PRISIÓN POR EL CASO DE RUIZ LANGARICA

Leer más →