Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Investigación  >  Artículo

LOS ISLAMISTAS DE SAN JORGE PRESUNTAMENTE ENVIABAN CORREOS HUMANOS CON BILLETES DE 500 A AL QAEDA

Por   /   19 junio, 2012  /   1 Comentario

Según ha sabido El Informador, ése era el método que supuestamente empleaba la célula islamista desarticulada hace nueve meses en la Comunidad foral y el País Vasco para hacer llegar el dinero sin dejar rastros. Al parecer, los encargados de transportarlo llevaban cantidades “no muy altas de efectivo” a fin de no llamar la atención. Madjid Sahouane, expulsado de España en 2008 tras ser condenado a 7 años de prisión y supuesto “cabecilla” del grupo, trabajó en un comercio de Mohamed Talbi, arrestado en septiembre. Sahouane y los otros dos detenidos en Pamplona y Berriozar, Ahmed Benchora y Hakim Anniche, realizaron transacciones en 2003 con Rabah Bouras, al que se busca por terrorismo. La investigación sigue abierta.

Carnicería regentada por Talbi en la calle Doctor Simonena

Carnicería regentada por Mohamed Talbi en la calle Doctor Simonena. EL INFORMADOR

 

Al parecer, empleaban un ‘modus operandi’ poco sofisticado, pero bastante efectivo. Para financiar presuntamente a los terroristas de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) sin dejar rastros bancarios, repartían el dinero entre distintos ‘correos’, personas poco conocidas cuya labor se centraba en transportar “periódicamente” cantidades “no muy altas de efectivo” desde España hasta Argelia, casi siempre “en billetes de 500 euros”.

La investigación, iniciada en 2007, continúa “abierta” y bajo “secreto” judicial, pero fuentes próximas al caso han apuntado a El Informador que ése era el método que supuestamente utilizaba la célula islamista desarticulada en Navarra y el País Vasco el pasado 27 de septiembre para aportar fondos a los combatientes de AQMI, antiguo Grupo Salafista para la Predicación y el Combate Argelino (GSPC). Una célula que, al parecer, tenía vinculaciones con otros grupos de Italia, Francia y Suiza. Según declaró entonces el ya ex ministro del Interior Antonio Camacho, los cinco arrestados en la operación, en la que participaron unos 150 agentes de la Guardia Civil, realizaban funciones de “captación” y “apoyo logístico”, además de las relacionadas con la obtención de recursos económicos para los terroristas.

Sin embargo, las dificultades a la hora de recabar pruebas definitivas sobre estas prácticas contribuyeron a que el actual presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, no solicitara prisión preventiva para los detenidos y decretara su puesta en libertad provisional con cargos por delitos de integración y colaboración con organización terrorista. Eso sí, todos ellos deben comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes, comunicar cualquier cambio de domicilio y no pueden abandonar territorio español.

En su auto, emitido cinco después de la intervención, el magistrado no hizo ninguna mención acerca de estas técnicas. Se limitó a decir que el AQMI no recurre “al sistema bancario convencional”, tal vez con el objetivo de mantener la discreción en torno a las pesquisas, que la Guardia Civil de la Comunidad foral aún no ha concluido.

Además, Interior facilitó inicialmente las identidades de los implicados y su nacionalidad argelina, pero evitó dar detalles acerca de dónde se practicaron los arrestos, lo que impidió hacerse una idea precisa sobre el papel que presuntamente desempeñaba cada uno dentro del grupo. El magistrado, que en aquel momento se encontraba al frente del Juzgado Central de Instrucción número 3, también obvió esta información.

NAVARRA, EPICENTRO DE LAS ACTIVIDADES DEL GRUPO

Casi nueve meses después de las detenciones, El Informador ha conocido parte de los entresijos de la investigación. Mohamed Talbi, de 50 años y regente de un autoservicio y una carnicería en el barrio pamplonés de San Jorge, así como Ahmed Benchora, de 36, fueron arrestados en Pamplona, el primero de ellos en su domicilio del número 3 de la plaza Ortiz de Landázuri -del segundo no hay ningún registro asociado-; Hakim Anniche, de 40 años, en su casa del número 10 de la calle Errekaldea de Berriozar; Mounir Aoudache, de 29 años, en el piso donde vivía en Irún, situado en el número 14 de la calle Aduana; y Abdelghaffour Bensaoula, de 48, en una vivienda ubicada en el número 14 de “Baro de San Miguel”, en la localidad vasca de Legorreta (estos últimos ejercían “un rol secundario” y, en el caso de Aoudache, Grande-Marlaska destacó que no asistía a las reuniones que mantenían los implicados).

Así mismo, tras las detenciones tampoco trascendió que una sexta persona, Ahmed Ayoune, administrador de otra tienda en San Jorge registrada a nombre de su esposa a pesar de que ésta lleva dos años viviendo en Argelia, eludió el arresto al encontrarse en su país natal, “de donde al parecer no ha regresado”. Durante los registros, la Guardia Civil encontró 45.000 euros en bolsas de basura y un manual del Frente Islámico de Salvación (FIS) argelino en la carnicería de Talbi, aunque éste alegó entonces que 30.000 procedían de la venta de “alfombras” que realizaba desde 2005 y el resto, de una “herencia” que recibió su mujer, de origen palestino, y de las propias recaudaciones de sus establecimientos.

Las fuentes consultadas aseguran que Ahmed Benchora, Hakim Anniche y Mohamed Talbi, supuesto “coordinador” de los envíos tras la expulsión de España en 2008 del “cabecilla” de la célula, Madjid Sahouane, eran los miembros “más activos del grupo”, de ahí que el “epicentro” de sus actividades fuera Navarra, no el País Vasco.

LAS VINCULACIONES CON ITALIA

Las primeras pistas sobre sus actividades financieras se remontan a 2003. Antes de recurrir presuntamente a los ‘correos’ humanos para tratar de burlar a las fuerzas de seguridad, Sahouane, Benchora y Anniche realizaron ese año diversas transacciones a través de la Western Union con Rabah Bouras, sobre el que pesa una orden internacional de búsqueda y captura por terrorismo emitida por Italia, donde fue detenido en 2006 junto a otras trece personas en una operación contra una célula del Grupo Islámico Armado (GIA). Uno de los arrestados en aquel dispositivo, Mejri Afif, huyó a Suiza, donde fue capturado tres años después.

Bouras mantenía “contactos telefónicos habituales y directos” con terroristas del GSPC afincados en las montañas de Argelia y autores de varios atentados, así como con sus “hermanos” de España. Hacía las veces de “enlace” entre los miembros del país transalpino y grupos dependientes de la organización en “distintos puntos de Europa”, “reclutaba” adeptos y desempeñaba labores de “promoción, financiación y apoyo material y moral para la realización de actos de violencia con finalidad terrorista contra las instituciones y el pueblo de la República de Argelia”. La Audiencia Nacional pudo comprobar estos datos después de que la Fiscalía española enviara una comisión rogatoria a sus homólogos de Nápoles.

Entre los nombres asociados a Bouras había, además, otros dos importantes: Abderrazak Sahouane, hermano de Madjid, y Abdelkrim Bensmail, con el que compartió casa en Italia en 1997. Bensmail mantuvo una “estrecha relación” con Allekema Lamari, uno de los “autores” de los atentados del 11-M y que murió junto a los suicidas del piso de Leganés.

LOS ANTECEDENTES DE SAHOUANE, AMIGO DE TALBI

Desde su llegada a España en 1991 y hasta su expulsión del país en 2008, el “cabecilla” de la célula afincada en la Comunidad foral, Madjid Sahouane, “amigo” de Mohamed Talbi, “mantuvo cercanos encuentros”, algunos de ellos mientras permanecía preso, “con multitud de individuos radicales afines Osama Bin Laden” como “Siah Mokthar o Djamel Merabet”, entre otros.

Además, Sahouane fue detenido en repetidas ocasiones, la primera de ellas en 2001 en Pamplona en el marco de la ‘Operación Fox’, por la que fue imputado como presunto miembro del GSPC -permaneció en la cárcel por esta primera causa hasta el 7 de agosto de 2002-. En octubre de 2004, el Cuerpo Nacional de Policía lo arrestó junto a Abdelkrim Bensmail como supuesto integrante de una célula islamista denominada “Mártires por Marruecos”, que pretendía “atentar contra el edificio de la Audiencia Nacional con un camión-bomba”. El 27 de febrero de 2008 se emitió la sentencia por esta causa contra Sahouane, fijada en siete años de prisión por integración en organización terrorista.

Pero apenas unos días más tarde, el 12 de marzo, fue puesto en libertad y, seis meses después, las autoridades españolas le obligaron a dejar el país y regresó a Argelia. De ahí que, al parecer, confiara a Mohamed Talbi, al que había conocido en la cárcel de Zuera (Zaragoza) cuando éste trabajaba como mediador cultural de ANAFE, la “coordinación” de las presuntas labores ilegales del grupo, si bien no se descarta que Sahouane “dirija” los “movimientos” de la célula navarra desde su tierra natal. Las fuentes con las que ha contactado este medio creen que el alto nivel intelectual de Talbi-habla inglés, francés, árabe y español- y su “profundo conocimiento de la sociedad española” resultaron cruciales para que Sahouane tomara esta decisión.

LAS VISITAS DE TALBI A SAHOUANE EN PRISIÓN

En 2005, Talbi “solicitó la baja voluntaria” de su puesto como mediador cultural en ANAFE, “coincidiendo con el comienzo de sus visitas a Sahouane en prisión”, detalló Grande-Marlaska, quien también recordó que, en aquella época, ambos no mantenían ninguna relación de amistad o parentesco.

Bloque de viviendas de San Jorge donde fue arrestado Talbi en 2011

Edificio donde fue arrestado Talbi. EL INFORMADOR

Aunque antes de renunciar a su empleo era una persona “respetada”, poco a poco comenzó a mostrarse “más distante en el trabajo”. Pero después de su arresto, el entonces coordinador de la institución hizo una “declaración ante notario” para alabar “la labor impecable” que había desempeñado y, al parecer, llegó a sugerir lo contrario que el magistrado: que fueron “sus compañeros los responsables del alejamiento de Talbi”.

Tras dejar ANAFE, el supuesto “coordinador” de los envíos de dinero dio un giro a su vida: “Se cortó el pelo, se dejó una larga barba, empezó a vestir con túnica” y continuó visitando a Sahouane. Y ya en 2006, pasó a regentar dos negocios en la capital navarra: la carnicería Gastrohalal, ubicada en el número 8 de la calle Doctor Simonena y que aún conserva el letrero de los anteriores propietarios, así como el autoservicio Gastromundi, en el número 12 de la avenida de Navarra”.

En este establecimiento y en la carnicería Karima Adimi de Ahmed Ayoune, situada en el número 6 de la calle Doctor Repáraz, también en el barrio de San Jorge, los cinco arrestados y el propio Ayoune, que evitó la detención, presuntamente celebraban sus reuniones. Unos encuentros que se producían siempre “bajo constantes medidas de seguridad” y en los que todos “tenían especial cuidado con el lenguaje que empleaban para hablar de los temas económicos”, de ahí que Grande-Marlaska señalara que las conversaciones “se difuminan” con la actividad comercial de los arrestados.

Curiosamente, tanto Madjid Sahouane como Ahmed Benchora, ambos relacionados con Rabah Bouras, trabajaron durante una temporada en los comercios de Talbi y Ayoune respectivamente. Tras salir de la cárcel y hasta que se vio obligado a dejar España, Sahouane hizo de “cajero” en repetidas ocasiones en el autoservicio Gastromundi, mientras que Benchora era el hombre de “confianza” de Ayoune en su carnicería. Las pesquisas de la Guardia Civil de Navarra, que comenzaron en 2007, se centraron inicialmente en este último establecimiento.

LAS FUENTES DE FINANCIACIÓN EXTERNAS DEL AQMI

En este sentido, el magistrado de la Audiencia Nacional admitió que una de las principales fuentes externas de financiación de AQMI es la “recaudación de fondos entre musulmanes que habitan en el extranjero, en su mayor parte a través de actividades comerciales”. Ahora bien, resaltó que no se habían constatado “relaciones periódicas en el tiempo” entre todos los arrestados y que sólo se “conjugaron tres remisiones de dinero a Italia en 2003”. También precisó que no se produjeron envíos “importantes” en “número o cantidad” a Argelia, aunque las fuentes consultadas creen que la falta de pruebas irrevocables contra los implicados se debe, precisamente, a su “prudente” y rudimentario ‘modus operandi’.

Tienda de ultramarinos de Talbi, situada en la avenida de Navarra

Tienda de ultramarinos de Talbi. EL INFORMADOR

Además, las fuerzas de seguridad españolas tienen conocimiento de que Talbi “mandó otras remesas de dinero a Palestina”, de donde procede su esposa, “y posiblemente a Jordania”, aunque se desconoce con qué finalidad. El ex mediador cultural de ANAFE, que accedía a “foros radicales” yihadistas aunque “no ejercía un papel activo en ellos ni gestionaba ninguno”, tiene un hermano en Francia, “donde se le ha prohibido la entrada en varias ocasiones a pesar de la inexistencia actual de pasos fronterizos”.

TALBI, DESDE LA DÉCADA DE LOS 90 EN NAVARRA

Mohamed Talbi nació en 1962 en una localidad de Argelia de unos 3.500 habitantes y se afincó en Navarra en la década de los 90. Inicialmente, vivió en Larraga tras haber pasado por Alicante, La Rioja y Salvatierra de Álava. En el municipio navarro hizo una gran amistad con el médico del pueblo, que lo acogió en su casa. Consiguió un empleo en un almacén de cereales y en 1995, se mudó a Pamplona. Al parecer, en una ocasión trajo a una hermana suya de Argelia para que fuera sometida a una operación en la Clínica Universidad de Navarra.

NOTICIAS RELACIONADAS

AL QAEDA: MÉTODOS RUDIMENTARIOS FRENTE A LA TECNOLOGÍA OCCIDENTAL

    Imprimir       Email

1 Comentario

  1. sorprendido dice:

    No sé cómo acabará esta historia, pero no veo yo a 150 agentes desplegados para nada… Resulta preocupante que esto suceda tan cerca de nuestras casas, cuando aquí siempre creímos que no ocurrían estas cosas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


ocho + 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Jorge Olaitz. MINISTERIO DEL INTERIOR

EL TESTIMONIO DE UN TESTIGO PROTEGIDO LLEVA A JORGE OLAIZ A PRISIÓN POR EL CASO DE RUIZ LANGARICA

Leer más →