Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Información  >  Artículo

ALBERTO CATALÁN DISPUTARÁ LA PRESIDENCIA DE UPN A YOLANDA BARCINA

Por   /   6 febrero, 2013  /   Sin Comentarios

El presidente del Parlamento foral ha comunicado hoy la noticia, adelantada por El Informador en Twitter y Facebook, a numerosas personas del partido. “Después de escucharos a muchos de vosotros, responsables locales, etc., y de meditarlo mucho, por responsabilidad y pasión por UPN y Navarra he decidido presentar mi candidatura en el Congreso de marzo para presidir nuestro partido”, ha anunciado en un mensaje remitido por mail y móvil. También ha subrayado que el acuerdo con la presidenta del Gobierno foral se ha roto, a pesar de que ha buscado “el consenso y el entendimiento hasta el final”. Amelia Salanueva iría en su lista, pero aún no se ha confirmado si el secretario general, Carlos García Adanero, les acompañará. Barcina ha dicho a Navarra TV que su contrincante es quien debe explicar por qué ha dado el paso.

Catalán (primero por la izda.) ha decidido presentarse a la Presidencia de UPN. EDUARDO SANZ

Catalán (primero por la izda.) optará a la Presidencia de UPN. EDUARDO SANZ

 

El presidente del Parlamento foral y número dos de UPN, Alberto Catalán, disputará la Presidencia de la formación regionalista a la líder del partido, Yolanda Barcina. Tal y como ha adelantado El Informador en Twitter y Facebook, Catalán ha comunicado hoy su decisión a “numerosas personas afines”. Por lo tanto, el acuerdo para repartirse el poder interno de la formación con Barcina “está roto”. En principio, Amelia Salanueva formaría parte de la candidatura, pero aún no se ha confirmado si el secretario general, Carlos García Adanero, también integrará la lista. Los afiliados tendrán que elegir a su presidente en el Congreso que se celebrará el próximo 17 de marzo.

“Hola. Quiero que sepas que después de escucharos a muchos de vosotros, responsables locales, etc., y de meditarlo mucho, por responsabilidad y pasión por UPN y Navarra he decidido presentar mi candidatura (…) para presidir nuestro partido. Como siempre a tu disposición, Alberto Catalán”, ha anunciado en un mensaje remitido por móvil y mail.

El presidente del Parlamento foral ha agregado que su candidatura ha surgido “de abajo arriba, desde las bases”, tras haber buscado “el consenso y el entendimiento al máximo y hasta el final”: “La falta de conformidad y dilación injustificada, no por mi parte, ha impedido la materialización de ese acuerdo -cerrado según él-. Es mucho lo que debo a este partido y tengo esa responsabilidad que voy a asumir como siempre he hecho, con humildad, trabajo y esfuerzo”.

A su juicio, es “más necesario que nunca suscitar un impulso dinamizador en UPN que genere confianza”, un “revulsivo” que mantenga “más” atenta que “nunca” a la formación ante “las actuales circunstancias que acontecen en la sociedad navarra”. De ahí que haya destacado la importancia del próximo Congreso, “una cita de gran trascendencia para el presente y el futuro de UPN y, por ende, de Navarra, más aún en estos momentos difíciles de crisis económica y de descrédito de la política, sin olvidar el riesgo del independentismo“.

Catalán ha explicado a los militantes que son “parte fundamental en este reto”, por lo que ha querido que fueran ellos “los primeros” en conocer la noticia. “Ésta es una candidatura que surge desde el afán de los afiliados por defender nuestra tierra de la obsesión nacionalista por anexionarnos a esa quimera que denominan Euskal Herria y, sobre todo, por la defensa de la identidad de Navarra y de nuestro autogobierno”, ha valorado.

Por último, ha rechazado “todas las filtraciones interesadas que se vienen haciendo a los medios de comunicación sobre cuestiones internas del partido, así como el espectáculo lamentable que se está dando ante la sociedad en general y ante los afiliados en particular”.

EL PACTO QUE NO SE CUMPLIÓ

La decisión de Catalán ha caído como un jarro de agua fría en el círculo de la presidenta, que ve peligrar su mandato. En declaraciones a Navarra TV, Barcina se ha limitado a decir que es él quien tiene que explicar lo ocurrido y que UPN es un partido “totalmente democrático que saldrá fortalecido”. Ella frenó el acuerdo tras sentirse “desautorizada” por su número dos a raíz de una entrevista publicada recientemente en Diario de Navarra, en la que Catalán señaló que UPN necesita “una forma de hacer política diferente, más cercana, más honesta” y se refirió a la posibilidad de que se celebren elecciones anticipadas sin descartar presentarse a la Presidencia del partido. Mientras desde el entorno de la líder regionalista remarcaron entonces que Barcina sentía “falta de confianza” hacia su vicepresidente, entre los simpatizantes de éste sostienen que la líder de la formación “no ha cumplido con el acuerdo alcanzado”, de ahí que  haya dado el paso.

El divorcio entre ambos era un secreto a voces. El pacto establecía que mientras la presidenta del Gobierno foral continuase al frente del Ejecutivo, Catalán asumiría como vicepresidente gran parte de las funciones que ahora le corresponden a ella -el vicepresidente tiene un poder escaso, que se limita prácticamente a sustituir al número uno si resulta necesario y a que éste pueda delegar en él cualquiera de sus cometidos-. El vicepresidente segundo, puesto de nueva creación, sería Carlos García Adanero, y la secretaria general, Salanueva.

En concreto, el vicepresidente se encargaría de “cumplir y hacer cumplir los acuerdos de los órganos de UPN; de supervisar las actividades de todos los órganos del partido; de formular a los órganos de UPN las propuestas y acuerdos que estime oportunos; y de asumir temporalmente, en caso de urgente necesidad, las competencias de los órganos colegiados de la formación”.

En manos de Barcina quedaría la “representación legal y política del partido y convocar y dirigir a los órganos de la formación regionalista”. Uno de los puntos que más controversia ha generado y que no aparecía recogido en el pacto es la dirección del comité de listas, que propone las candidaturas electorales. Algunos cargos afines a Catalán consideran que esta competencia debería recaer en él, mientras que en el entorno de Barcina creen que dicha función corresponde a la presidenta.

García Adanero se había encargado de poner por escrito las enmiendas antes de enviar el nuevo proyecto de Estatutos a los afiliados y a los comités locales de UPN. El pasado viernes, los dos pesos pesados de la formación regionalista celebraron una reunión en la que Catalán dejó claro que él secundaba el nuevo texto. Pero la presidenta de Navarra pidió que las enmiendas no se incorporaran.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 9 = catorce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Mensaje original de Sánchez Agurruza a sus alumnos. EL INFORMADOR

EL INSTRUCTOR DEL EXPEDIENTE DE SÁNCHEZ AGURRUZA PIDIÓ TRES AÑOS DE SANCIÓN

Leer más →