Cargando...
Estás aqui:  Portada  >  Investigación  >  Artículo

‘BLOOD-9.0.1.’ VS ‘MICROBOTAS’: ¿UNA NUEVA RIVALIDAD EN PAMPLONA?

Por   /   7 junio, 2012  /   Sin Comentarios

Según ha sabido El Informador, miembros de esta banda latina y del grupo pamplonés presuntamente se enfrentaron en fiestas de la Chantrea, causaron incidentes días después en un bar de la calle Jarauta y el pasado fin de semana protagonizaron un conato de pelea en la plaza de Azuelo. Entre los implicados podrían figurar varios de los 13 ‘bloods-9.0.1.’ detenidos en noviembre, así como algunos ‘microbotas’ arrestados después de la huelga general. Esta banda latina se ha asentado en la Chantrea y la Rochapea, donde viven bastantes ‘microbotas’.

Bar Metrópolis de la calle Jarauta, donde presuntamente se produjo un conato de pelea el pasado fin de semanaTodo apunta a que se trata de una nueva rivalidad, “posiblemente en fase incipiente”, que no ha dejado heridos graves por el momento. Pero lo cierto es que los  ‘Microbotas’ y los ‘Blood-9.0.1.’, rivales de los ‘Latin Kings’, presuntamente han protagonizado algunos episodios violentos en las últimas semanas que han puesto en alerta a las fuerzas de seguridad. Según ha sabido El Informador, miembros de ambos grupos supuestamente “se enfrentaron” durante las fiestas de la Chantrea y protagonizaron “dos conatos de peleas” el 12 de mayo y el pasado fin de semana.

Aunque no ha trascendido la fecha exacta de la primera trifulca, sí se ha confirmado que en ella participaron “unos diez” presuntos integrantes de esta banda latina y varios menores vinculados, al parecer, a los ‘Microbotas’, que el pasado mes de marzo dejaron varias pintadas en la Ciudadela junto a emblemas de ETA y los SHARP -‘skins’ antirracistas opuestos a los ‘skinheads’ neonazis-. La “bronca” pudo producirse “a raíz de que éstos flirtearan con varias chicas de origen latinoamericano”, a las que se relaciona con integrantes de los ‘Blood-9.0.1.’, aunque la investigación aún sigue abierta. Como ya ha explicado este medio en distintas ocasiones, en este grupo latino “se trata a las mujeres como objetos”, al igual que sucede en los ‘Latin Kings’.

La pelea, en la que no hubo heridos de consideración, se habría producido en las inmediaciones de la carpa donde, según el Cuerpo Nacional de Policía, se exhibieron pancartas a favor de ETA y los presos. Entre los implicados podrían figurar varios de los arrestados el pasado mes de noviembre en el marco de la ‘Operación Corona’, en la que fueron detenidos 15 presuntos ‘latin kings’ y 13 supuestos integrantes de esta banda latina. La mayor parte de ellos son “veteranos” dentro del grupo, que  ha bautizado a los ‘Microbotas’ como “los vascos”.

“Tras enfrascarse en un reparto de golpes, los miembros de esta banda latina se marcharon al ver que muchas personas salían de la carpa para apoyar a sus rivales. Al menos uno de los ‘bloods-9.0.1.’ perdió prendas de ropa por los agarrones y empujones”, destacaron las fuentes consultadas.

Se da la circunstancia de que los ‘Microbotas’ ya se habían enfrentado supuestamente a “jóvenes latinos y de color” hace varios meses, antes de la pasada huelga general y de las presuntas “agresiones y amenazas de muerte y violación” protagonizadas contra ‘heavies’ del bar Atxiki entre febrero y principios de marzo. Por el momento, no ha trascendido si en aquellos incidentes también se vieron involucrados los ‘Blood-9.0.1.’ u otros grupos, pero sí se sabe que “quedaron a través de las redes sociales para pegarse”.

En este sentido, los barrios de la Chantrea y la Rochapea son los puntos de la capital navarra donde más se ha asentado esta banda latina en los últimos años, aunque también se puede ver a algunos de sus miembros en distintos puntos de San Juan los fines de semana. Una de las hipótesis que se barajan es que los ‘Blood-9.0.1’, cuyo líder permanece en “paradero desconocido” al igual que el supuesto jefe de los ‘Latin Kings’, que “huyó a Brasil” tras quedar en libertad provisional con cargos el pasado mes de noviembre, trataran de marcar así “su hegemonía en la zona”, ya que varios ‘microbotas’ viven en los mismos barrios donde se ha implantado este grupo latino.

ACTOS VANDÁLICOS DURANTE LAS CELEBRACIONES

Estos hechos se sumarían por tanto a los actos vandálicos cometidos por “radicales” durante las fiestas de la Chantrea. Tal y como adelantó este medio, entre el 28 de abril y el 1 de mayo se registraron daños en la iglesia de San Cristóbal, en la que se rompieron “cinco persianas y tres ventanas”; en un supermercado de la firma Covirán, donde “destrozaron” una cristalera y se llevaron “bolsas con distintos productos”; en una sucursal de Caja Navarra, en la que “dejaron inutilizable un cajero”; y en varios contenedores y vehículos.

 

El Cuerpo Nacional de Policía trasladó los incidentes a la Audiencia Nacional al considerar que la supuesta “exhibición de pancartas a favor de ETA y los presos” podría constituir “apología del terrorismo”. No se descarta que entre los causantes de algunos destrozos también hubiera “varios” ‘microbotas’.

CONATO DE PELEA EN EL BAR METRÓPOLIS

Pero lejos de quedar en un hecho aislado, la rivalidad entre la banda juvenil pamplonesa, cuya existencia fue desvelada por El Informador el pasado 11 de marzo, y los ‘Blood-9.0.1.’ volvió a ponerse de manifiesto el pasado 12 de mayo. Al parecer, varios ‘microbotas’ se personaron en torno a las dos de la madrugada en el bar Metrópolis de la calle Jarauta, “frecuentado habitualmente por jóvenes latinoamericanos”, con “actitud muy provocadora”.

Bar Metrópolis, situado en la calle Jarauta de Pamplona

Tras “increpar” presuntamente a varios clientes, que podrían pertenecer a los ‘Blood-9.0.1.’, se produjo un “conato de pelea”, con “algunos golpes y forcejeos”, y los ‘microbotas’ implicados “arrojaron cubos de basura” dentro del local. Sin embargo, ninguna de las partes ha interpuesto una denuncia por lo ocurrido.

Entre los miembros de la banda juvenil navarra que supuestamente participaron en estos hechos figuran tres menores, dos de ellos hermanos, que fueron arrestados el pasado 19 de abril por su presunta relación con los disturbios ocurridos en la pasada huelga general.

Además, a uno se le atribuye, en principio, un “papel importante” en las presuntas “reyertas, agresiones y amenazas de muerte y violación” cometidas contra los ‘heavies’ del bar Atxiki. Fue detenido por los incidentes ocurridos en el Chupinazo de 2010 -se le absolvió por estos hechos, aunque la sentencia se ha recurrido- y por “golpear supuestamente coches y quemar y cruzar algunos contenedores” entre la avenida de Zaragoza y el Reyno de Navarra el pasado 5 de mayo, cuando se dirigía, junto a un grupo de unas 30 personas, a presenciar el Osasuna-Real Sociedad. En aquellos altercados, la Policía Foral arrestó igualmente a otros dos menores a los que se relaciona con los ‘Microbotas’, de los cuales uno es hermano de éste. 

LOS ÚLTIMOS INCIDENTES, EN LA PLAZA DE AZUELO

El pasado fin de semana se produjo supuestamente el último de los enfrentamientos conocidos entre ambos grupos. Al parecer, tuvo lugar en la plaza de Azuelo del barrio de San Juan, donde suelen reunirse miembros de los ‘Blood-9.0.1.’ los viernes y sábados por la noche, aunque todo apunta a que también se trató de un “conato de pelea” en el que “no hubo muchos involucrados”. Como ya sucediera semanas antes, ninguno de ellos denunció lo ocurrido.

Curiosamente, en medio de estos episodios El Informador halló una pintada con el nombre de los ‘Microbotas’ junto a una esvástica en un solar próximo a la nueva cárcel de Pamplona. Ahora bien, no se descarta que fuera obra de un grupo rival.

LOS ‘BLOOD-9.0.1.’, LOS “MÁS AGRESIVOS”

Los ‘Blood-9.0.1.’ conforman la banda latina “más agresiva” en estos momentos y se asentaron en la Comarca de Pamplona en 2006, bajo el nombre de ‘Latin Blood’ (‘Sangre Latina’). Fue un año más tarde cuando adoptaron su actual nomenclatura y empezaron a convertirse en el grupo “hegemónico”, justo al mismo tiempo que los ‘Latin Kings’ se implantaban en la Comunidad foral. Aunque su líder se encuentra “en paradero desconocido”, uno de sus miembros con “más poder” está ya en prisión. Y son aliados de los ‘Alma Latina’ de Burlada.

Unos 80 menores y jóvenes conforman el grupo, comandado por los ‘Blood’, aunque ellos hablan de “un centenar” -se cree que podrían tener “tres o cuatro niveles jerárquicos”-. Sus miembros, de los cuales más de 40 han sido detenidos alguna vez, son mayoritariamente dominicanos, brasileños, peruanos, ecuatorianos y africanos. Viven en un “mayor grado de clandestinidad” que los ‘Latin Kings’ y desde el pasado mes de enero, cuando se reavivaron los enfrentamientos con sus principales enemigos, se sospecha que están “usando en las peleas a un nuevo grupo de menores afín a los 9.0.1.”.

Casi todos sus integrantes aún no han cumplido los 18 años y “no suelen ir armados a diario”, tan sólo “cuando salen en busca de sus enemigos”. Se afincaron como una escisión de los ‘Perros Mansos’portan collares, gorras, pañuelos y ‘sets’ de ropa que “podrían proceder de Estados Unidos”. También han dejado numerosas pintadas en la ciudad y, según explicó recientemente el investigador de la Guardia Civil Pedro Gallego, algunos de sus miembros “suelen hacer el gesto del tridente o el ‘killer’ del asesino, algo no habitual en España y que da a entender que su líder lleva mucho tiempo en la banda”.

Junto a los ‘Blood’ se encuentran los ‘9.0.1.’, todos ellos “menores”. Surgieron como grupo independiente en 2009 “por un chico que canta hip-hop” y se ‘hermanaron’ con los ‘Sangre’ a finales de 2010. Son los “más activos” y se les considera los ‘cachorros’ de esta banda latina, como sucede con los ‘Latin Piwi’ de los ‘Latin Kings’. No obstante, cuentan con un jefe propio de unos 16 años y sus colores -el azul, el negro y el blanco- son distintos al rojo de los mayores. Varios ya han sido arrestados al menos en una ocasión.

Además, los ‘Alma Latina’ de Burlada, que se reúnen en un bar del municipio y en el parque de la Nogalera, también se han unido a los ‘Blood-9.0.1.’. Su actual líder “ha participado en numerosas peleas” y el color del grupo es el morado, “aunque sus miembros no suelen llevar ropas ostentosas”. Al parecer, “están reclutando nuevos adeptos” y se cree que “someten a los aspirantes a ritos de iniciación”, como el resto de las bandas latinas importantes de Navarra. La mayor parte tampoco ha cumplido los 18 años.

Entre sus actividades delictivas destacan la “venta de drogas al menudeo; las reyertas multitudinarias; los ataques con armas blancas; los robos con violencia; o las agresiones sexuales, que las víctimas rara vez en ponen en conocimiento de las fuerzas de seguridad”.

LOS ‘MICROBOTAS’, UNA BANDA JUVENIL PAMPLONESA

Por su parte, los ‘Microbotas’, “cachorros” de los ‘Minibotas’, cuentan con unos 40 menores en sus filas y “muchos forman parte de clubes de fútbol navarros”. Las fuerzas de seguridad investigan a este grupo desde hace dos años, “a raíz de una pelea” ocurrida en la Ciudadela que, al parecer, “fue grabada por las cámaras de seguridad”. En un primer momento se les conocía principalmente por presuntas “agresiones, reyertas, peleas, robos con intimidación y amenazas de muerte y violación”, pero tras los destrozos de la pasada huelga general, que propiciaron la detención de seis de sus supuestos miembros y de dos teóricos ‘minibotas’, parecían centrarse más en la comisión de “actos vandálicos” como la “quema y cruce de contenedores o los destrozos en vehículos”, entre otros.

En estos momentos, no se descarta que algunos sectores de la izquierda abertzale radical disconformes con la marcha del proceso de paz “estén usando a grupos como los ‘Microbotas’ para presionar en sus reivindicaciones”. De hecho, algunos de sus integrantes “cuentan con apoyo legal” de “abogados vinculados a la izquierda abertzale” tras ser arrestados el pasado 19 de abril por su presunta implicación en los altercados del pasado 29 de marzo.

Como ya adelantó El Informador, siempre firman con ‘k’ y la palabra ‘boots’ en inglés, aunque recientemente apareciera una pintada suya en un solar cercano a la nueva cárcel de Pamplona con la palabra ‘botas’ en español al lado de una esvástica -podría ser obra de un grupo rival-.

Su supuesto “dinamizador” podría ser un canterano de Osasuna, aunque al mismo tiempo se cree que podría haber otros tres “cabecillas”. Tras cambiarle de instituto en al menos una ocasión, se le trasladó el pasado mes de febrero a un centro especial de Formación Profesional. “Muchas víctimas ni siquiera lo han denunciado, a pesar de que le han identificado en diversos incidentes”, destacan distintas fuentes.

La reubicación en su actual centro académico se decidió presuntamente después de que hubiera acumulado “decenas de expedientes disciplinarios” en su anterior instituto y, al parecer, “amenazara de muerte a una profesora y a varios alumnos”, aunque se desconoce si los afectados interpusieron denuncias por estos hechos. En principio, también se le atribuirían supuestamente los “daños ocasionados a las bicicletas de unos críos”, que “tampoco se atrevieron” a actuar legamente contra él.

Según los datos aportados por varios afectados, habría “amenazado” a distintas personas a través de la red social Tuenti, donde emplearía “un alias compuesto por su nombre y un seudónimo”. Su peso dentro de los ‘Microbotas’ parece “evidente” si se tiene en cuenta que, tras abandonar su anterior centro académico, el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal establecieron un dispositivo de vigilancia especial “por miedo a posibles represalias” de otros ‘microbotas’.

Así mismo, varios testigos dijeron identificarlo entre los cerca de treinta ‘microbotas’ y ‘minibotas’ que presuntamente atacaron a los ‘heavies’ del bar Atxiki de Pamplona el pasado 4 de marzo -unos “diez clientes” sufrieron heridas de distinta consideración-. En esta ocasión, los afectados sí lo denunciaron.

A este canterano de la entidad rojilla le habrían “interceptado” una semana más tarde de la trifulca en las inmediaciones del establecimiento, junto a otro de los presuntos “cabecillas”  de los ‘Microbotas’ y un tercer integrante de esta banda juvenil. Al parecer, iban “encapuchados” y llevaban supuestamente “botellas vacías y barras de hierro”. Debido a su edad y a que no habían provocado ninguna pelea en ese momento, la Policía Municipal puso a los implicados a disposición de sus padres.

Los otros “pesos pesados” del grupo presuntamente son un menor que fue arrestado durante los incidentes del Chupinazo de 2010 -se le absolvió por estos hechos, aunque la sentencia se ha recurrido- y que, el pasado 5 de mayo, fue detenido nuevamente “por golpear supuestamente coches y quemar y cruzar algunos contenedores” entre la avenida de Zaragoza y el Reyno de Navarra, “cuando se dirigían a presenciar el Osasuna-Real Sociedad”.

Unas 30 personas que acompañaban a estos menores ejercieron una “fuerte oposición” a los agentes de la Policía Foral que trataban de realizar los arrestos, según la versión ofrecida por el Ejecutivo navarro. Al parecer, algunos “lanzaron objetos contundentes a los vehículos policiales, se mostraron muy agresivos, se resistieron a ser identificados, insultaron a los efectivos y les intentaron agredir”.  Entre ellos, “también” podría haber “más” ‘microbotas’. Los altercados comenzaron a media tarde en la avenida de Zaragoza, donde “se quemó alguna bengala”.

Junto a ellos figuraría un adolescente que, tras ser detenido hace tiempo como presunto autor de un delito de daños en un vehículo, fue identificado el pasado 14 de abril junto a otro ‘microbota’ tras los destrozos ocasionados en 18 coches y cuatro locales de la Taconera y San Juan -dos menores más fueron detenidos-. Se le detuvo nuevamente el 19 de abril por su posible vinculación con los destrozos ocasionados durante la huelga general.

El cuarto teórico “cabecilla” se encargaría, al parecer, de “vigilar” las calles en los instantes previos a las refriegas para detectar la posible presencia de agentes de las fuerzas de seguridad, aunque hay quienes piensan que ha perdido “protagonismo” poco a poco.

En un segundo rango podrían figurar tres “gregarios”. Uno de ellos, hermano del hipotético “cabecilla” detenido el 6 de julio de 2010, también fue arrestado por esos incidentes, aunque igualmente se le absolvió -el fallo se ha recurrido-. El pasado 19 de abril se le detuvo por los altercados de la huelga general y el pasado 5 de mayo, por los disturbios ocurridos de camino al Reyno de Navarra. Se trataría de uno de los supuestos ‘microbotas’ que protagonizaron presuntamente “un conato de pelea” en el bar Metrópolis de la calle Jarauta una semana después de su último arresto.

Al mismo tiempo, en este escalafón estaría un menor que ha sido detenido al menos en dos ocasiones: el 19 de abril, por su teórica relación con los destrozos de la huelga, y días después de la reyerta ocurrida en el bar Atxiki, ya que se le considera el presunto autor material de la agresión “con arma blanca” sufrida por un cliente del local. El tercer teórico “gregario” supuestamente habría participado “en varias peleas” ocurridas el pasado verano y, al parecer, varios testigos lo reconocieron durante la refriega ocurrida en el establecimiento de la calle Nueva, la “más grave” que se les atribuye hasta la fecha, al igual que sucede con varios de los presuntos cabecillas y los otros dos gregarios. Así mismo, podría tener algún tipo de vinculación con los “desperfectos” ocasionados en el coche de una profesora de su instituto.

En último lugar estarían unos 30 menores que podrían seguir “en cierta medida” las “directrices” de sus “cabecillas”, aunque no se ha demostrado que obedezcan órdenes de los ‘Minibotas’.

EL VERANO DE 2011 MARCÓ UN ANTES Y UN DESPUÉS

Su “evidente agresividad” comenzó a “incrementarse” entre los meses de mayo y julio de 2011, cuando la policía tuvo que intervenir hasta en nueve ocasiones para sofocar sus presuntos “actos violentos”. “Fue entonces cuando, supuestamente, comenzaron a emplear armas. Hasta ese momento se peleaban a puñetazos y patadas, pero a partir de ese instante la cosa se puso más fea”, comentan personas cercanas a su entorno.

Sin embargo, durante aquel período “sólo seis de sus víctimas los denunciaron”. “Hay jóvenes que están muy asustados, pero deberían actuar si les hacen algo”, señalan desde varias instituciones que conocen las actividades de este grupo.

    Imprimir       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


dos + 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acepto la claúsula de protección de datos

También te puede interesar...

Jorge Olaitz. MINISTERIO DEL INTERIOR

EL TESTIMONIO DE UN TESTIGO PROTEGIDO LLEVA A JORGE OLAIZ A PRISIÓN POR EL CASO DE RUIZ LANGARICA

Leer más →